Industria penitenciaria surte de productos al DF

Inversión privada y mano de obra calificada dan trabajo a más de mil reos que elaboran desde agua embotellada hasta ropa deportiva y muebles.
Hombres y mujeres privados de su libertad cumplen diariamente con su jornada laboral de ocho horas.
Hombres y mujeres privados de su libertad cumplen diariamente con su jornada laboral de ocho horas. (Especial)

México

Agua embotellada, uniformes deportivos, ropa interior, cajas de cartón, muebles, cubiertos desechables y joyería de fantasía, entre otros productos que se comercializan en la ciudad, son fabricados por personas que están en prisión.

Son integrantes de la llamada industria penitenciaria, una conjugación perfecta donde está involucrada la inversión de particulares y la mano de obra calificada que da trabajo a más de mil reos.

Informes de la Subsecretaría de Sistema Penitenciario del Distrito Federal detallan que son 17 socios, que en conjunto han instalado 29 talleres distribuidos en 11 mil 769 metros cuadrados.

Es ahí donde hombres y mujeres privados de su libertad se disponen día a día a cumplir con su jornada laboral de ocho horas.

A cambio, reciben un salario fijo y un fondo de ahorro que les entregan periódicamente, además de capacitación e incentivos administrativos, que en el futuro les facilitarán su libertad anticipada.

Así, advierten las autoridades, se cumple con uno de los preceptos que marca la Constitución en su artículo 18, donde se lee que “el trabajo, la capacitación para el mismo, la educación, la salud y el deporte son medios para lograr la reinserción del sentenciado”.

REGLAS Y HASTA "FREEZBES"

En el Reclusorio Preventivo Varonil Norte está una editorial, Plaza y Valdés, donde los internos son capacitados para revisar textos y hacer corrección de estilo.

También la empresa La Sagrada Luz de Vida AC, que el año pasado colocó una máquina recicladora de plástico que al mismo tiempo produce reglas escolares, cucharas, lapiceras, freezbes, entre otros.

Es una máquina de última generación que no usa combustible, sino sistemas de sensor que controlan los movimientos de los motores, mejor conocidos como servos digitales.

En el Oriente, uno de los más poblados de la ciudad, están los talleres de dos empresas que purifican agua, una fábrica de muebles, o la Comercializadora Pack It, dedicada a la elaboración de cajas de cartón.

También Mecánica y Estrategia Empresarial de México fabrica y maquila joyería de fantasía, además del taller de carpintería.

En el Reclusorio Sur fabrican bolsas de polipropileno natural, así como cubiertos y bolsas desechables a cargo de Nyg Recicla y Porvenir Familiar, respectivamente.

En el Centro de Ejecución de Sanciones Penales Varonil Norte maquilan bolsas publicitarias.

En el centro de sanciones Oriente crean productos de plástico o todo tipo de enseres requeridos para campañas de publicidad.

Caso aparte es la Penitenciaría de Santa Martha Acatitla, donde los internos cumplen decenas de años y donde la desesperanza de recuperar su libertad es casi nula.

En este lugar los reos fabrican artículos deportivos, confeccionan uniformes de equipos de futbol y otras disciplinas. También trabajan en una purificadora de agua y en la creación de prendas íntimas Playboy y además de joyería de fantasía.

La empresa Enkaplast es de las que mayor tiempo ha dado trabajo a los internos: los capacita para elaborar artículos de plástico como las pinzas para ropa.

Por lo que hace a las cárceles femeniles, las mujeres se dedican a producir joyería de fantasía que luego el proveedor comercializa por catálogo, así como a la elaboración de impresos promocionales.

En todos los centros penitenciarios está constituida la empresa La Cosmopolitana, que está a cargo de elaborar las 120 mil raciones de comida que distribuyen tres veces al día entre los internos.

Para ello, emplea a decenas de reclusos para cocinar y preparar los alimentos bajo estándares de calidad, tanto en la adquisición de los insumos como en su manejo.

VAN POR MÁS....

La Subsecretaría de Sistema Penitenciario es categórica al definir que entre sus prioridades de trabajo está fomentar la industria penitenciaria para que más empresarios miren hacia los reclusorios y la mano de obra de los internos.

Para ello contempla requisitos básicos: que los inversionistas entreguen acta constitutiva, currículum de la empresa, poder notarial de la persona que cuente con facultades para suscribir el convenio, carta o manifiesto bajo protesta de decir verdad que ninguno de los accionistas, socios y empleados trabaja en el Gobierno del DF.