Hasta 50 indigentes andan por las calles

No se cuenta con el apoyo de autoridades debido a la falta de espacios como casas hogar o centros hospitalarios, ya que se trata de personas que no cuentan con una vivienda.
Creen que incluso son traídos de municipios o estados vecinos.
Creen que incluso son traídos de municipios o estados vecinos. (Aristeo Abundis)

Pánuco

En la zona del municipio de Pánuco, diariamente deambulan un promedio de 50 indigentes, mismos que de alguna manera no cuentan con el apoyo de las autoridades ante la falta de infraestructura para canalizarlos a casas hogar o centros hospitalarios, ya que se trata de personas que no tienen hogar.

Nadie apoya a estas personas de manera formal para ofrecerles un espacio digno con atención médica y algunas otras prestaciones sociales.

En este contexto, de acuerdo a la dirigencia de la asociación civil, Colmena Anáhuac, a cargo de Rosalino Pérez Cruz, es urgente que se puedan establecer mecanismos de apoyo para evitar que además de las condiciones terribles bajo las que viven se conviertan en un riesgo para la sociedad, pues la mayoría de ellos padece algún tipo de trastorno mental.

Pérez Cruz dijo que se trata de seres humanos que desgraciadamente se encuentran literalmente abandonados, y este abandono implica que en algunos casos sean considerados indeseables lo que de algún modo disminuye la condición humanista de los propios habitantes de la zona ante la sociedad en general.

Pidió que las autoridades municipales y estatales se concentren en establecer espacios para darles atención a esas personas, proporcionarles seguridad social, médica y evitar que por cuestiones de sus enfermedades degenerativas se constituyan en un riesgo para otras personas.

Reconoció que de estos enfermos que deambulan diariamente por la ciudad un aproximado del treinta por ciento, si tienen familia, pero fueron abandonados a su suerte y algunos involuntariamente provocan malestar por que no cuentan con espacio para su aseo, para sus necesidades fisiológicas y para dormir bajo la tranquilidad de un techo, e incluso en otros casos, se trata de sujetos provenientes de otros estados y municipios a los que simplemente los "vinieron a dejar" a esta región.