Independencia y monumentos fragmentos de la historia

Sergio Corona, cronista de Torreón, dijo que de la interpretación de la memoria de cada ciudad, nace un espacio de elementos escultóricos. Recordó que Miguel Hidalgo pasó por la ciudad en 1811.
Monumento de Miguel Hidalgo.
Monumento de Miguel Hidalgo. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

A decir del cronista oficial de Torreón, Sergio Antonio Corona Páez, don Miguel Hidalgo y Costilla pasó por la ciudad dentro de su recorrido realizado en 1811.

"Es verdad, ya que el tránsito del caudillo tuvo lugar en la jurisdicción de Torreón, muy cerca de la Universidad Iberoamericana. En sentido estricto, el prócer pasó por lo que sería nuestra ciudad".

Comentó que existe una venerable tradición que establece que ya derrotado y en cadenas, Miguel Hidalgo en compañía de otros insurgentes y de sus captores, tomaron el camino de Mapimí hacia Chihuahua.

Hay monumentos de Miguel Hidalgo y Costilla como el ubicado al inicio del bulevar Independencia. El de José María Morelos y Pavón en la calle Morelos, a Francisco I. Madero en calzada Colón y Benito Juárez, que se sitúa en la Plaza Mayor.

Precisamente vadeando el río Nazas a la altura de La Chona, cerca del ejido "La Concha", a unos cuantos cientos de metros al poniente de la Universidad Iberoamericana y del Tec Milenio.

"Don Miguel Hidalgo, ya como subalterno de Ignacio Allende, fue capturado el 21 de marzo de 1811 en Acatita de Baján, provincia de Coahuila, cuando estos primeros insurgentes se dirigían hacia Estados Unidos para buscar apoyo hacia su causa y comprar armas".

Sobre estos y otros acontecimientos hoy se encuentran algunos bustos y monumentos dedicados a la memoria de personajes como Miguel Hidalgo y Costilla, como el ubicado al inicio del bulevar Independencia.

Uno a José María Morelos y Pavón que se localiza en la calle Morelos, a Francisco I. Madero en calzada Colón y Benito Juárez, que se sitúa en la Plaza Mayor, todos en la ciudad de Torreón.

“Resulta interesante constatar que a pesar de ser una población joven, en la jurisdicción de nuestra ciudad estuvieron realmente presentes, en carne y hueso, los héroes de la primera etapa de nuestra Independencia y titulares de las principales avenidas de Torreón”, manifestó Sergio Corona.

Dijo que a causa de las leyendas y de la interpretación de la historia de cada ciudad, nace un espacio de elementos escultóricos.

“Tal vez no hemos reflexionado mucho sobre este punto, pero las esculturas de una población constituyen elementos de comunicación y lo que comunican es la versión de la historia que consideran veraz y aceptable”.

Señaló que un pueblo o ciudad puede contar con su versión de la llamada “historia de bronce”, es decir, esculturas que representan personajes y hechos de la historia oficial de la nación.

“Suele suceder que los habitantes de una ciudad con historia propia, van creando sus propios elementos escultóricos de memoria local. Es común que se modele en bronce, piedra o concreto a los fundadores, héroes y heroínas, batallas, personajes ilustres”.

Por otra parte, comentó que se ha sacralizado demasiado la historia, “se nos da mucho a la leyenda y se nos ha contado la versión liberal de temas como la Independencia. En ese sentido, tenemos una versión de la historia muy idealizada”, añadió.

Es en estos espacios donde el elemento didáctico y formativo se encuentra presente de manera singular. Se trata de monumentos por medio de los cuales se promueve un rasgo de la conducta o un valor determinado.

“Son elementos escultóricos o monumentales destinados a interactuar con aquellos que los contemplan, y que exigen una toma de posición ante ellos”, finalizó Sergio Corona Páez.