Incubadora de la UJED ayuda a proyectar negocios

El coordinador de ese departamento dijo que se ha logrado la colocación de productos incluso fuera de México, indicó que algunos de La Laguna tienen clientes en el centro de América.
Rafael Reyes Tirado, coordinador del área de incubadora de la Universidad Juárez del Estado de Durango.
Rafael Reyes Tirado, coordinador del área de incubadora de la Universidad Juárez del Estado de Durango. (Gilberto Lastra Guerrero)

Durango, Durango

El área de incubadora de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), ha logrado la colocación de productos incluso fuera de México, así lo comentó el coordinador del departamento, Rafael Reyes Tirado.

Reyes Tirado indicó que en el tema para el desarrollo científico o de patentes es en donde se debe trabajar. 

Comentó que los negocios que comenzaron en la incubadora de la máxima casa de estudios principalmente en la zona de La Laguna, cuentan con clientes en Centro América, el norte del continente y en Asia, son principalmente por implementos tecnológicos.

“Son negocios de servicios, porque es la naturaleza de Durango, en Gómez Palacio, es tecnología intermedia. Hay empresas que ya exportan a Corea y Costa Rica, a Canadá. Se hacen buenos logros”, dijo.

Pero, al ser cuestionado sobre cuántas empresas se generaron para el desarrollo científico o de patentes, indicó que es un tema en el que se debe de trabajar, y se firmó un convenio con el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), para comenzar con la creación de este tipo de negocios y productos.

“Hay que reconocer que no está estimulada esa parte. Debemos recordar que existe un convenio para que los investigadores de la UJED, hay que incentivarlos para que patente y se conviertan en negocios”, informó.  

Dio a conocer que otro obstáculo ante el que se encuentran, es que la gente que ha solicitado la instrucción empresarial, es mayor que la capacidad de atención en esta área de la Universidad.

Rafael Reyes dijo que el reto que tienen las universidades es no solamente crear empresas sino mantenerlas.

“Me parece que incluso para UJED, fue una sorpresa que bastante gente se acercara a las incubadoras, sobre todo a la de nosotros, a solicitar apoyo en formación empresarial para comenzar con negocios. Durango es una ciudad pequeña, donde las Pymes son de familiares y la cultura emprendedora no está tan desarrollada, sin embargo, en la UJED hay mucha demanda y nos está sobrepasando”.

Finalmente, aseguró que el reto en estos momentos, es el que las empresas cumplan al menos con los dos años de edad que se les da para supervivencia y así, se entre en una segunda etapa.

“Hay estadísticas que mencionan que 8 de cada 10 empresas, terminan fracasando. Ese es el reto que tienen las universidades, de que no solamente crear empresas, sino mantenerlas vivas. Estos negocios se mueren rápido”, finalizó.