Incrementa 2% la cifra de mujeres que sufren violencia

Entre las causas está la falta de empleo que origina frustración en los hombres.
En esta organización se busca contribuir al desarrollo integral de la mujer.
(Tania Contreras)

Toluca

Claudia Ruiz Bastida, presidenta de la Comisión de Equidad de Género en el municipio de Toluca, informó que en lo que va del año incrementó dos por ciento la cifra de mujeres violentadas, es decir, 200 mil habitantes denunciaron algún tipo de agresión, aunque detectaron que la situación económica actual es el principal factor por el que se detona este conlicto, especialmente en la zona urbana.

Especificó que otro motivo es el alcoholismo, que aumentó sustancialmente en algunas regiones de la localidad derivado del desempleo, ya que los hombres adoptan esta adicción y es una de las causantes de conductas violentas contra sus hijos y esposa.

El ayuntamiento de Toluca tiene dos formas de medir la incidencia de esta problemática: una es la línea telefónica de emergencias que incluye los número 060 y el 072, que son para servicios públicos pero por su gratuidad lo usan para pedir ayuda; la otra es a través de asesorías solicitadas a los delegados y los Consejos de Participación Ciudadana (Copacis) que avisan al Instituto Municipal de la Mujer sobre los casos detectados.

“Los dos canales son directos y la respuesta es inmediata, por lo que hemos registrado que aumentó hasta dos por ciento este tipo de llamadas. Desafortunadamente van a la alza los casos y no sabemos si es porque hay un nuevo modo de denunciar”, señaló la funcionaria de Toluca.

Sin embargo, adjudicó el incremento de estas conductas nocivas a frustraciones económicas que enfrenta la sociedad, de modo que tendrán que redireccionar los programas públicos de ayuda del Instituto de la Mujer, pues solo se enfocan en empoderar al sector femenino de la sociedad, y hace falta llegar a los hombres para modificar su conducta y la cultura.

Ruiz Bastida expresó que “si no lo hacemos, y les enseñamos que actualmente la mujer tiene otra forma de participación en el ámbito laboral, que usar minifalda no es una provocación, entre otras cuestiones, entonces no podremos parar esta ola de violencia. Lo que hemos detectado es que al no tener trabajo ni educación, el hombre agrede porque se siente menos”.

La regidora explicó que las frustraciones sociales son un factor determinante en las relaciones de pareja y por ello, la necesidad de modificar la cultura entre las dos personas para que cambien sus hábitos de convivencia.

Por su parte, el Consejo Estatal de la Mujer ha reiterado en varias ocasiones la importancia de que las féminas tomen conciencia plena de que existen instancias en las que pueden coniar y medios de lo que pueden hacer uso para evitar ser víctimas de agresiones o delitos como la trata.