Incendios devastan mil hectáreas en la Huasteca potosina

La mayoría son provocados por negligencia de cañeros que queman cultivos en horarios no permitidos o sin tomar previsiones para evitar que el fuego se salga del área.
Varios incendios forestales de grandes magnitudes se han registrado en lo que va del 2016.
Varios incendios forestales de grandes magnitudes se han registrado en lo que va del 2016. (Imelda Torres)

Ciudad Valles

En este primer trimestre del año los incendios forestales y en la zona urbana han dejado devastadas unas mil hectáreas de pastizales, arbustos, árboles y cultivos, de acuerdo a lo informado por el director de Protección Civil Municipal José Antonio Zamora Velázquez quien refirió que el segundo de grandes magnitudes fue esta semana en la sierra aledaña al poblado Micos, Coyoles y ejido Cerro Alto donde se consumieron alrededor de 40 en tres días que duró el fuego.

Los siniestros han sido sofocados tanto por personal de esa dependencia como por brigadistas de la Comisión Nacional Forestal.

Lo lamentable es que todos han sido provocados por la mano del hombre pues en la zona urbana son generalmente por quemas de basura que se salen de control, mientras que en el área rural inician cuando las quemas de cultivos de caña se salen de control y estos son los más devastadores.

En este sentido, refirió que son los administradores de los ingenios azucareros los que tienen la responsabilidad de verificar quienes son los responsables para poderlos amonestar.

"Han quemado pajas o cañaverales en horas no permitidas y este es el mayor de los problemas porque ocasionan la quema descontrolada; es urgente que todos hagan conciencia al respecto y se tomen las precauciones necesarias para evitar que el fuego consuma todo lo que haya a su paso".

Mencionó que las condiciones de la vegetación son idóneas para generarse conflagraciones, por lo que pide evitar la quema de basuras, así como tomar las medidas de seguridad adecuadas al momento de quemar las cañas, como hacer guardarrayas para que el fuego no sobrepase el área que se pretende incendiar, además de hacerlo en los horarios permitidos que son primordialmente en la noche.