Durango registra baja de incendios forestales

El gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal, aseguró que el número de lo que va de 2015 es menor, debido a que en la zona sierra hay humedad por las lluvias de los últimos meses.
La temporada de incendios comenzó en Durango y en lo que va de 2016 ya se han presentado 10.
El gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal explicó que en comparación con el año anterior, la superficie afectada es muy inferior a lo que va de 2015. (Especial)

Durango, Durango

El gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal, Daniel Trujano Thomé aseguró que el nivel de incendios forestales este año es menor, porque en la zona sierra de Durango hay humedad por las lluvias invernales registradas en los últimos meses.

Explicó el funcionario federal que en comparación con el año anterior, la superficie afectada es muy inferior a lo que va de 2015.

Habló que la acumulación de agua en el subsuelo de la parte serrana de Durango ayuda a que la cubierta vegetal y los árboles no se conviertan en material inflamable y es por eso la pequeña cantidad de hectáreas que han sufrido por el conato de fuego.  

Trujano Thomé reconoció que la cifra de conatos de incendio puede aumentar en la zona de los valles, porque por la velocidad del viento, se seca la hierba.

“Las lluvias de invierno que hubo los últimos meses del año pasado y los tres primeros de este, fueron muy benéficas por la humedad en la tierra”, recordó.

Indicó que en 2014, la cantidad de agua en el subsuelo era por mucho, menor a la cantidad de este año, por lo que la cifra de incendios podría bajar de manera considerable, como sucede hasta el momento.

“El arbolado se encuentra vigoroso. Los incendios han sido mucho menores este año. Van 48 hectáreas y el año pasado era ya alrededor de las 5 mil hectáreas”, señaló.   

Finalmente reconoció que la cifra de conatos de incendio puede aumentar en la zona de los valles, porque por la velocidad del viento, se seca la hierba, pero dijo no habrá daño al subsuelo ni a arbolado por ser terrenos utilizados para cosecha de cereales como el frijol o la avena. Además que un incendio pequeño puede crecer por las corrientes de aire en la zona.

“Es cierto que en la zona de Los Llanos, por el viento se está secando la maleza y esto nos constituye en un riesgo que va a ser muy escandaloso porque es pasto, pero no será de grandes consecuencias ecológicas porque se trata de pasto seco. Ya se han tenido conatos”, concluyó.