Imposible controlar precio de tortilla

Gerardo Mayoral, presidente de Cincomato, señaló que el maíz es un producto cotizado en la Bolsa de Valores de Estados Unidos de Norteamérica.
El dirigente del sector recordó que tan solo en Ecatepec actualmente ya hay 12 mil establecimientos.
El dirigente del sector recordó que tan solo en Ecatepec actualmente ya hay 12 mil establecimientos. (Especial)

Ecatepec

El presidente de la Confederación de la Industria de Comerciantes de la Masa y la Tortilla (Cincomato), Gerardo Mayoral Moctezuma señaló que es imposible controlar el precio de la tortilla porque el maíz es un producto que se cotiza en la Bolsa de Valores de Estados Unidos de Norteamérica.

Unificarlo es algo que pone en tela de duda debido a que hay tortillerías que tienen la posibilidad de ofertarlo más barato porque los insumos que emplean en la producción son robados.

Dijo que el precio del grano depende de las fluctuaciones que registran cada día las acciones que se juegan en la Bolsa de Valores estadounidense, por lo que sería imposible controlarlo, aunado a que intervienen otros factores como el temporal que hay cada año en lo que se refiere a su siembre y cosecha, y la cantidad que queda en manos de los intermediarios, quienes acaparan la semilla y tienen la ventaja de fijar su precio.

Explicó que los comerciantes de la masa y la tortilla son muy ermitaños e individualistas, por lo que le pareció increíble que más de 800 establecimientos se hayan unido para unificar el costo del kilo de este comestible de la canasta básica mexicana.

Resaltó que desde varios años se produjo un “boom” en la apertura de tortillerías, por lo que cada vez es más difícil unificar al gremio que ha crecido sin control y olvidado por las autoridades desde hace varias décadas.

Afirmó que hoy en día hay grupos delictivos que se dedican a robar el gas y venderlo a precios bajos a los dueños de tortillerías, además del robo de tráileres cargados con maíz que después revenden a costos inferiores, “y ni hablar de muchos compañeros que se cuelgan de la energía eléctrica y evaden el pago de este servicio ante la Comisión Federal de Electricidad”.

El cúmulo de todas estas anomalías propician que haya expendedores de masa y tortilla que pueden darse el lujo de dar el kilo hasta ocho, nueve o 10 pesos el kilogramo, lo que representan una competencia desleal con quienes “cumplimos con el pago de nuestros impuestos, servicios y adquisición de materia prima a precios reales porque son de procedencia lícita”.

El dirigente del sector recordó que tan solo en Ecatepec actualmente ya hay 12 mil establecimientos, por lo que cada vez se hace más complicado unificar al gremio que, sin el control directo del gobierno que antes de la década de los setenta aplicaba un reglamento, propició una desbandada.

Insistió en que unificar el precio por kilo de tortillas es algo “ilógico que está fuera de contexto”, pues mientras en el centro del país el kilo va de los ocho a los 14 pesos, en entidades del sureste como Yucatán o de la frontera como Baja California el costo puede ser de 19 o hasta 20 pesos.

KVS