Impiden dar clases en jardín de niños de Tijuana

Ante la falta de director y de un interino encargado de vigilar que los estudiantes estén seguros, padres de familia y supervisores de zona no permiten la entrada al preescolar Xochimilco
Jardín de niños en Tijuana
(Marcos Morales)

Tijuana

Más de una decena de padres de familia se manifestaron para exigir un directivo en el jardín de niños Xochimilco de la colonia Independencia, plantel que permanece cerrado con candado, impidiendo el acceso a niños y maestros, por lo que desde hace tres semanas no hay clases.

Benjamín Rodríguez López, uno de los inconformes, lamentó que los menores no tengan un directivo interino para que los niños estén seguros y advirtió que no dejará a su hijo sin alguien responsable.

"Estamos en contra de este sistema porque a nuestros hijos les pasa a perjudicar, porque algunos profesores se ven inconformes, algunos padres de familia también estamos inconformes y eso nos ha ocasionado ese tipo de retraso", expuso.

La supervisora de la zona 36, Xóchitl Rodríguez López, asegura que desde que entregó las llaves al Sistema Educativo Estatal (SEE), los padres le exigen que haya un responsable del plantel escolar, y dijo desconocer quién colocó el nuevo candado que impide la entrada a la escuela.

"Lo que queremos por normatividad y por derecho normativo y procesos normativos, queremos nuestras escuelas con maestros. Nuestros directores, independientemente de la reforma educativa, que eso entró en vigor el 12 de marzo, nosotros tuvimos este problema a partir del primero de enero y antes", dijo.

"Todas las escuelas tenían maestros encargados, algunos con grupo y otras sin grupo. Ahora esos encargados ya quieren hacerse responsables, ahora ni los intendentes, que es su obligación abrir y cerrar las escuelas, ahora no quieren esa responsabilidad", añadió.

Explicó que las plazas que exigen los supervisores no se pueden otorgar hasta que la federación apruebe el presupuesto, pero sí pueden instalar directores interinos.

Sin embargo, en algunos planteles no permiten la entrada a éstos y la confusión de los padres de familia se traduce en más menores sin clases.