Una burla aplicar 16% de IVA a alimentos de mascotas

Martha Téllez Girón, fundadora de Albergue Corazón Canino, señala que será un duro golpe para la labor de los que se dedican a rescatar a los animales que sufren de abandono.
Los albergues se verán afectados con la medida de ser aprobada.
Los albergues se verán afectados con la medida de ser aprobada. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

En La Laguna, son varios organismos de la sociedad civil los que se dedican a rescatar animales de la calle, siendo alrededor de 15 lugares que laboran en esta noble labor y que trabajan con sus propios recursos. Además existen personas que de manera espontánea y sin contar con un albergue, también rescatan a gatos, perros y hasta a equinos.

Ladridos con Alas, Huellitas de Amor, Albergue Corazón Canino, Defensa Animal de La Laguna, Ananda Estancia Canina, entre otros, son quienes han elegido dedicar sus esfuerzos por este sector tan abandonado socialmente y que pocos voltean a ver, y que ellos sí toman en cuenta a pesar de recibir críticas constantes y toparse con el muro de la indiferencia de muchos y el de la ignorancia de otros.

Desafortunadamente, en la región el maltrato animal es una constante. El abandono se da a diario en el mejor de los casos. En los peores, los animales son víctimas de abusos de toda índole. Martha Téllez Girón, Fundadora y Directora de Albergue Corazón Canino, señala que el maltrato se considera desde el momento en el que un animal no recibe una vacuna. Se extiende a la falta de alimentación, descuido y por supuesto a agresiones físicas contra ellos que incluso derivan en la muerte.

Con 30 votos a favor, 12 en contra y una abstención, el pasado 17 de octubre la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados aprobó una serie de reformas fiscales entre las que se incluye un incremento de 16% de IVA a los alimentos para mascotas.

"Para nosotros es una burla del gobierno porque nosotros no recibimos ningún apoyo de parte de ellos para hacer su trabajo. Estos animalitos que rescatamos los rescatamos con todo el corazón y por que decidimos hacer algo por ellos, pero realmente la responsabilidad debería ser del gobierno", indicó Martha Téllez.

En sus gastos, para el consumo de sus perritos, cada mes deben invertir alrededor de ocho mil pesos, muchos de los cuales provienen del bolso de Martha y de su socia Wen Armendáriz.

Sus patios en promedio están ocupados por entre 60 y 80 perros abandonados y recogidos de las calles. Otros se los dejan en la puerta del Albergue. Y también abandonan gatos que por supuesto, no se niegan a atender.

Del gasto mensual que tienen, una gran parte corresponde a los alimentos que les dan a sus rescatados. Lo demás se distribuye en renta, luz, teléfono, agua, material de curación y medicamentos para los animales y demás servicios.

"A nosotros nos afecta directamente en la bolsa. Pero a los animalitos les va a afectar más. Nos llegan muchos casos de diarrea, los traen como si fueran un perro enfermo, y al preguntarle a los dueños que les dan de comer, nos mencionan marcas que no son muy buenas".

Pero es lo que la gente puede comprar para darles de comer a sus mascotas, y en estos casos, tienen que comer tanto los dueños como los perros o gatos.

Las mascotas por tanto, ya no estarán en las condiciones idóneas de salud. Esto significa que de aprobarse por la Cámara de Senadores este incremento en los precios, va a propiciar que se les dé puro alimento feo o de plano, a que la gente abandone aún más a perros y gatos. La labor de concientización respecto al cuidado y protección del respeto a los animales, llevaba un buen avance en el trabajo que realizan estos organismos, y este trabajo, se irá para abajo.

Rifas, venta de artículos, servicios veterinarios, venta de comida, cualquier cosa es buena para sacar recursos para poder sostener esta labor, actividades que tendrán que ser aún más intensivas ahora que el dinero alcanzará para menos.

En cifras otorgadas por Salud Municipal de Torreón, se calculaba que en las calles habrían alrededor de 120 mil perros sin dueño, que no sólo pueden ser vectores de enfermedades, sino que padecen y sufren ante las inclemencias del tiempo y sobre todo de las personas insensibles a la condición de ser vivo de un animal.

"Vamos a tener muchísimo más trabajo. Vamos a tener más abandono y más perros en la calle. Nos va a aumentar el trabajo y pues el gobierno rico y nosotros más pobres y no vamos a poder lograr nuestro objetivo, que es sacara a los animalitos de la calle", dijo Martha Téllez.

Brenda Morelos, quien administra un Albergue que aún no tiene nombre en el municipio de Gómez Palacio, señala que de hecho, las repercusiones de esta medida de hecho ya se están viendo reflejadas.

A diario recibían dos llamadas al día donde les decían que querían regalar o deshacerse de sus perros, y ante la situación el número se ha duplicado.

El deseo de estas organizaciones es que las autoridades se acerquen a ellos, y a echarles la mano. O cuando menos, a que los conozcan y se den cuenta de que salvar estas vidas, también es algo sumamente valioso y nos convierte en una mejor sociedad.