Se unen ITESO y FM4 Paso Libre en favor a los migrantes

Proponen impulsar iniciativas y políticas de hospitalidad, progresistas y con perspectivas de Derechos Humanos 
ITESO y FM4 Paso Libre unen sus esfuerzos y conocimientos para dar a conocer los retos que enfrentan las sociedades migrantes en Guadalajara.
ITESO y FM4 Paso Libre unen sus esfuerzos y conocimientos para dar a conocer los retos que enfrentan las sociedades migrantes en Guadalajara. (Nacho Reyes )

Guadalajara

El ITESO, a través del Programa de Asuntos Migratorios (Prami) del Centro de Investigación y Formación Social (CIFS), y la organización civil FM4 Paso Libre unen sus esfuerzos y conocimientos para dar a conocer los retos que enfrentan las sociedades migrantes en Guadalajara. 

Esto lo darán a conocer el próximo 7 de junio cuando la asociación presente su segundo informe de investigación titulado El desafío de transitar-vivir en la ciudad para las personas migrantes y la institución educativa, su sexto número de Complexus, saberes entretejidos, el cual va enfocado a los movimientos migratorios. 

FM4 hace énfasis en los temas de discriminación y revela datos importantes sobre la hospitalidad que los mexicanos tienen hacia el extranjero, contrario a la hostilidad que hay hacia los migrantes de la nación en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) al registrar que siete de cada 10 personas consideran que los extranjeros no provocan divisiones en la sociedad. 

Así, pues, reflexionan sobre ambas posturas para tratar de comprender el porqué de las constantes violaciones hacia los derechos humanos, la exclusión existente “de la frontera para acá” Y, respecto a la hospitalidad, como valor opuesto, en una búsqueda para integrar las diferentes dimensiones que tiene el trabajo a favor de los migrantes, desde el ámbito social hasta el público. 

Por otro lado y una vez que se haya puesto sobre la mesa la realidad del migrante en la ciudad tapatía, se darán a conocer los principales retos que se encuentran en la atención de esta población, desde cuando ingresan a tierras jaliscienses, atravesando las vías del tren, hasta cuando recorren la ciudad en búsqueda de alimento. Tienen que haber, coincidieron las dependencias, cambios en las políticas públicas para que se atiendan las necesidades diferenciadas. Dos datos para realizar estas modificaciones son que 49 por ciento de las personas que fueron entrevistadas en las vías del tren eran de origen mexicano y 42 por ciento habían sido deportadas de Estados Unidos.

Los análisis, invitan a la reflexión de esta situación que cada vez se hace más visible. Proponen el impulso de políticas y programas progresistas, basados en los derechos humanos para brindar una hospitalidad de calidad a estas poblaciones que en condiciones precarias habitan, transitan y se instalan en la metrópoli.