Pide Inegi a IP no tener miedo al aplicar censo

Delegado en Tamaulipas dice que inseguridad no es factor; entre enero y marzo desaparecieron dos encuestadores.
Los comerciantes deben facilitar el trabajo de los encuestadores del Inegi.
Los comerciantes deben facilitar el trabajo de los encuestadores del Inegi. (Yazmín Sánchez)

Tampico

La inseguridad no es factor determinante para realizar los Censos Económicos 2014 del Inegi en Tamaulipas, aseguró su delegado en la entidad Marco Antonio Chapa Martínez.

Señaló que se busca que los censores sean de la zona y/o colonia, para dar confianza a los propietarios de negocios. 

Apuntó que habrá acercamiento con las autoridades encargadas de la vigilancia para sensibilizar a las MiPyMEs y así proporcionen la información sin temor.

Los Censos Económicos 2014 arrancaron el 4 de febrero y concluirán el 31 de julio.Chapa Martínez reconoció que el Inegi debe  informar a las autoridades municipales en Seguridad sobre este proyecto, lo cual ya hicieron a través de un oficio que acaban de hacer llegar. 

“La intención es platicar con ellos (autoridades de Seguridad) del proyecto y pedirles su apoyo en el sentido de sensibilizar a las unidades económicas. Al final de cuentas, las autoridades federales, estatales y municipales son los principales usuarios de la información”.

Con respecto a los propietarios de negocios que decidan negarse a brindar los datos, Chapa Martínez recordó que la ley del ramo define una serie de multas. “Aquí no se ha dado el caso.

Tenemos tasas de no respuesta inferiores al 1 por ciento que ningún método de investigación, llámese encuesta, alcanza, no por el temor a la multa sino porque logramos sensibilizar al informante. Logramos que la gente se entere cómo van uniformados nuestros censores y hay una valoración electrónica que nos permite medir la veracidad de los datos que nos proporcionan”.

Expresó que su principal problema no es la inseguridad, sino cuando no encuentran al informante adecuado del negocio.“Llegamos a un establecimiento, por ejemplo una zapatería, y encontramos a las personas que están atendiendo en ese momento, mas no tienen la información del establecimiento.

Tenemos que hacer citas para encontrar al informante, y eso es lo que nos demora, lo que nos causa un problema mayor”.

Agregó que en Tampico, Madero y Altamira, los censores son de cada municipio, y en función al número de censores, procuran que sean incluso de las zonas cercanas.

“Si un censor vive en una colonia, procuramos asignarle la zona de esa colonia, más las cercanas. Tenemos muchísima experiencia. En los Censos Económicos nos ha ido muy bien en todo el estado, con porcentajes de respuesta altísimos, que no tiene ningún otro método de investigación; la gente confía en nosotros, podemos llegar a todos los establecimientos, nos dan información.

El Inegi tiene esa posibilidad de desarrollar el trabajo de manera normal”.Sin embargo, de acuerdo con datos proporcionados por la Procuraduría General de la República, entre enero y marzo del 2013 el Inegi interpuso una denuncia formal por la desaparición de dos de sus encuestadores en Tamaulipas.

Ante esto, se abrió una investigación para llegar con el paradero de ambos trabajadores.Se indica a través de la Unidad de Información Pública de la dependencia federal, que el caso se registró en el municipio de San Fernando, mencionando que hasta la fecha no se tenía alguna detención del presunto o presuntos responsables del hecho.

Pese a que se considera como años más violentos en el estado, entre 2009 y 2012 no hubo una sola denuncia por la desaparición de encuestadores, según la PGR y también la Procuraduría de Justicia estatal.

Cabe señalar que durante 2013 hubo 133 encuestadores trabajando para el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en esta entidad, la mayoría de ellos realizando la labor en Tampico y Ciudad Victoria.

En el 2010, cuando se efectuó el Censo Nacional de Población y Vivienda, hubo más de 3 mil 900 entrevistadores repartido en los 43 municipios.

Además, el 30 de agosto de 2011, la Auditoría Superior de la Federación confirmó que se había encontrado el cuerpo sin vida de uno de los dos auditores que había reportado como desaparecidos en Xicoténcatl Tamaulipas.

El organismo fiscalizador precisó que desde el 24 de agosto de ese año se tuvo conocimiento que dos de los auditores comisionados en ese municipio, Miguel Angel Órtega Nava y Mario Alberto Arrazola Olivo, se encontraban desaparecidos, por lo que se estableció contacto inmediato con las autoridades estatales y se denunció el hecho ante la PGR.

Fue la mañana del jueves 25, cuando mediante comunicado oficial, la PGJE informó el hallazgo e identificación del cuerpo de Miguel Angel Ortega, uno de los auditores comisionados, desconociéndose el móvil del crimen.

Hasta ese momento, continuaba en calidad de desaparecido Arrazola Olivo.

Los censores acudirán entre las 8:00 y 18:00 horas de lunes a viernes; en el caso de locales nocturnos y que operen solo el fin de semana, será posible censarlos previa cita.

Según el tamaño del negocio, se le aplicará uno de los 17 cuestionarios, en un promedio de 40 minutos, ya sea vía electrónica o en papel.

La información proporcionada será confidencial.