IMSS Jalisco promueve salud bucal desde la infancia

La incidencia de enfermedades como la caries en niños y adolescentes es de hasta 90 por ciento.
Dentista
El IMSS Jalisco cuenta con diversas estrategias para fomentar una higiene oral adecuada (Tania Contreras)

Guadalajara

Alimentos con bajo aporte nutricional, golosinas y comidas con conservadores han incrementado las enfermedades bucodentales en los niños, advirtió el coordinador auxiliar de Estomatología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Jorge Ávalos Rodríguez.

La incidencia de enfermedades como la caries en niños y adolescentes es de hasta 90 por ciento, de ahí la importancia de promover acciones de salud bucal a partir de la niñez.

El IMSS Jalisco cuenta con diversas estrategias para fomentar una higiene oral adecuada, fortaleciendo hábitos como el cepillado de los dientes después de cada comida y el uso correcto del hilo dental, así como la visita periódica al estomatólogo.

Ávalos Rodríguez advirtió que las enfermedades bucodentales se gestan desde los primeros días de vida, incluso desde la etapa intrauterina, y en periodo de lactancia debido a malos hábitos y alimentación inadecuada.

Incluso advirtió que el uso del chupón de forma inadecuada y excesiva puede dar lugar a problemáticas como mala oclusión dental, deformaciones a nivel de los maxilares, y alteraciones en el posicionamiento de las piezas, que después de la caries y la gingivitis constituyen los principales motivos de consulta en los servicios dentales.

Añadió que las mujeres embarazadas deben tomar conciencia además de que la ingesta de medicamentos durante el proceso de gestación puede dar como resultado alteraciones en la primera capa del diente del infante que es el esmalte, lo que en un futuro hará al niño más vulnerable a presentar caries y otras afectaciones dentales.

En los adolescentes además de la caries, la gingivitis ocupa una posición importante, enfermedad caracterizada por la inflamación de encías y en la que intervienen factores como mala higiene, la ingesta de bebidas carbonatadas, alimentos ricos en carbohidratos y azúcares, e incluso los factores hormonales.