IMSS Jalisco desarrolló prueba rápida para detectar fibrosis quística

Con este examen para medir sudor en cloro y detectar a través de ella la enfermedad, ha logrado diagnosticar a 800 niños del nor-Occidente del país 

Guadalajara

El Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del Instituto Mexicano del Seguro Social en Jalisco (IMSS), desarrolló una prueba rápida para medir el sudor en cloro y detectar a través de ella casos de fibrosis quística, una enfermedad subdiagnosticada en nuestro país.

El director del CIBO, José Sánchez Corona, detalló que en 1992 no había registrado ningún casi de este trastorno, lo que motivó a establecer esta prueba. Dos años después se estableció este protocolo y a la fecha se ha diagnóstico a cerca de 800 niños del nor-occidente de México con fibrosis quística.

No sólo eso, sino que el estudio determinó que la enfermedad está presente en 1 de cada 8 mil recién nacidos, lo que explicó el investigador es una incidencia muy alta.

Este tipo de fibrosis afecta diferentes tejidos y órganos como el páncreas, hígado y pulmón, especialmente éste último, lo que ocasiona espesor de la mucosa y alojamiento de organismos patógenos que a su vez derivan en bronquitis recurrentes e insuficiencia respiratoria, describió el médico.

La mayoría de los casos donde se presentan síntomas ocurren en la edad pediátrica, y en su forma severa causa la muerte en la etapa de lactancia.

"La importancia de estudiarla es que se trata de una enfermedad de alta complejidad diagnóstica", indicó el especialista, por lo que al no ser detectada orilla a que un paciente pase por múltiples tratamientos y médicos que sólo se abocan a tratar los síntomas.

En los individuos con síntomas, pero que no reciben tratamiento específico, la mortalidad se presenta entre los 6 y 8 años de edad, respondió.

Los sujetos sin síntomas llegan a la edad adulta y presentan infertilidad, por lo que en las parejas con problemas para concebir debe considerarse la fibrosis quística como causa.

El estudio del CIBO incluyó pruebas de ADN en sangre periférica en todos los casos positivos a la prueba de cloro en sudor, y entre las 1,650 mutaciones genéticas relacionadas con fibrosis quística, descubrió que en 48% de los pacientes estudiados la enfermedad se desarrolla en el gen Delta-F-580 lo que permite un diagnóstico dirigido y facilita buscar, de primera instancia, esta mutación.

Con la prueba de cloro en sudor, el diagnóstico se obtiene en 10 minutos. El CIBO brinda asesoría genética a las parejas y el paciente es referido a hospitales de segundo nivel para su tratamiento, el cual permite contener la fibrosis quística y llevar una sobrevida con buena calidad de vida.