Emprendedores necesitan más capacitación que recursos

Autor del libro "Echando a Perder se Emprende" asegura que iniciar de cero es la manera más efectiva de generar una nueva empresa.
jóvenes Tamaulipas
Del IEST han salido ocho negocios siguiendo la teoría de Carlos Aliaga Gargollo. (Yazmín Sánchez)

Tampico

Más que recursos, lo que hace falta es capacitación para los emprendedores por parte de las autoridades del ramo como la Secretaría de Economía- porque por lo regular, ese dinero se desperdicia, considera Carlos Aliaga Gargollo.

El experto en Finanzas, quien acudió al Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas a impartir su modelo "Emprendimiento inverso del mínimo esfuerzo", afirma que el método supera el modelo tradicional de incubación de negocios.

Asistió por cuarto año consecutivo al IEST a impartir un programa de arranque de negocios, cuya idea inició en 2011 entre el director del área Económico Administrativa, Eduardo Meléndez.

"La idea se originó hace cuatro años; entre Eduardo Meléndez y yo estuvimos pensando la forma de poder emprender con los jóvenes universitarios de una forma más eficiente, que como actualmente se ha estado haciendo, digamos, con el modelo tradicional de incubación de negocios.

"Un modelo que he ido desarrollando a lo largo de varios años y en estos últimos cuatro perfeccionando, que se llama

'Emprendimiento Inverso del Mínimo Esfuerzo', cuya idea es poner a los chavos a experimentar de manera rápida diferentes modelos de negocio con pocos recursos, y encontrar las vetas de oportunidad que les permitan después acelerar el negocio, y no como el modelo tradicional que es desarrollar todo un plan de negocios, que lleva muchos meses y luego hacer toda la implementación que lleva otros meses, para terminar dándose cuenta que a nadie le interesaba lo que uno estaba haciendo, y perder muchos millones de pesos en el camino".

Comentó que, si se analizan las cifras de la Secretaría de Economía, siempre se dice que lo que faltan son recursos.

"Sin embargo, yo que estoy de este lado y en el IEST nuestra función es la capacitación, realmente lo que falta es capacitación. Tenemos la idea de que faltan recursos, pero cuando se tienen se desperdician.

"Ni siquiera hay un adecuado aprovechamiento de los recursos, entonces lo interesante está en entender cuáles son los recursos que verdaderamente necesitamos, y el recurso más importante que una empresa tiene que obtener es la venta, no es capital ni deuda, sino utilidades lo que hará lo que el negocio crezca, y las utilidades se generan a partir de la venta".

Advirtió que hay que darle la vuelta al modelo de negocio, y entender que aquí lo más importante es que el mercado verdaderamente esté obteniendo un valor agregado a partir de lo que se le está ofreciendo.

"Una vez que encontramos ese valor agregado, que es bienvenido y que vemos que nos deja un pequeño margen de utilidad aunque sea, entonces sí es momento de acelerar y de echar toda la carne al asador y gastarnos los millones. Y entonces los recursos llegarán.

"Curiosamente cuando te acercas a un inversionista, con un modelo de negocio probado, aunque sea pequeño, el dinero viene atrás. Pero queremos que el dinero llegue antes porque de alguna forma queremos tener la seguridad como la tendríamos en un empleo, y son dos mundos completamente diferentes".

Manifestó que la relación con el IEST ha evolucionado de manera maravillosa, en general con la gente de Tampico.

"Pero ha sido el ir madurando un proyecto que empezó en una charla de café. Vine a dar una conferencia y fue como 'ok, lo que nos estás diciendo, ¿cómo lo llevamos a la práctica?' "Entonces empezamos a desarrollar un modelo que permitiera al mismo tiempo ser académico, pero por el otro lado dar resultados; desde el poder cuantificar las empresas creadas, el poder llevar a los jóvenes de la mano, y se ha ido perfeccionando".

Dijo que el último paso que se dio en diciembre y que se está madurando y perfeccionando la idea, es la formación de un Centro Emprendedor dentro del IEST. "Esto permitirá que los muchachos que arrancan sus empresas no queden a la deriva, sino que vayan formando una comunidad".