A cuatro años del ‘Alex’, se resisten a dejar río Pesquería

Actualmente, 460 viviendas se mantienen en pie, en medio de la ilegalidad que representa ocupar espacios federales.

Monterrey

Las personas en asentamientos irregulares y zonas de inundación son un problema añejo en Nuevo León; el paso del huracán Alex exhibió el riesgo al que éstas se enfrentan, cuando sus casas fueron arrastradas por la corriente.

A cuatro años del fenómeno natural, continúa la resistencia de los ciudadanos a dejar las inmediaciones del río Pesquería, ya sea por comodidad o porque no están de acuerdo con el lugar al que serán reubicados, sin embargo, ante la resistencia de sus habitantes, el municipio ya inició el procedimiento para desalojarlos por la fuerza.

A raíz del fenómeno del 2010, la Secretaía de Desarrollo Sustentable generó un Atlas de Riesgo. El resultado: se detectaron miles de familias habitando de forma irregular en los márgenes de ríos y arroyos.

Para el estado, se trata de un problema grave, provocado principalmente por población migrante. Sin fijar plazos, el plan es retirarlos a todos mediante el programa Cuenca Limpia.

Se prevé que en 2015 al menos 15 familias más abandonen la zona y ésta se blinde contra futuros asentamientos.

Actualmente, 460 viviendas se mantienen en pie, en medio de la ilegalidad que representa ocupar espacios federales.