Huéspedes reducen su estadía de 4 a sólo un día

Las extorsiones telefónicas continúan presentándose. Al menos se reciben cinco llamadas por semana, a la recepción de algún hotel en La Laguna. 
Milenio
Milenio

Torreón

No obstante y que se señala que se afirma que no ha habido grandes afectaciones en los niveles de ocupación hotelera por los intentos de extorsiones telefónicas, gerentes de algunos establecimientos ubicados dentro de la zona hotelera de la región coinciden en que sí ha habido disminución en la cantidad de visitantes frente a la inseguridad, a pesar y que se han implementado ya algunos candados para brindarles mayor tranquilidad a los huéspedes.

“Las extorsiones telefónicas se continúan presentando. Al menos se reciben cinco llamadas telefónicas a la semana a la recepción del hotel, sobre todo en los fines de semana”, señalan.

 De allí la importancia es que los empleados de los hoteles sigan el procedimiento ya marcado para evitar que se llegue a concretar el delito y se cumpla la extorsión”, dijo el representante de Ventas de una cadena hotelera internacional.

Reconoció que ha habido casos en que el intento de extorsión llegó a pasar, ante la violación de un protocolo de seguridad, pero afortunadamente éste no prosperó y no se afectó la integridad de ningún cliente, pues se intensificaron las medidas de seguridad.

Afirmó que se ha identificado que en los intentos de extorsión a huéspedes, “no hay labor de inteligencia, no utilizan datos exactos, incluso ni siquiera tienen en el número de habitación a los que piden hablar. Trabajan mucho la psicología emocional de la persona con la que hablan, se inventan historias, para obtener información con palabras clave, y de ahí iniciar el proceso de extorsión, lo que demuestra que no cuentan con información verídica más que un número telefónico”.

Señaló que si bien el empleado proporciona su nombre, sabe que hay información que no están facultados para brindar. Y tienen la instrucción que cualquier llamada que detecten como sospechosa, donde se solicita información innecesaria, se debe canalizar la llamada al gerente o solamente colgar la llamada telefónica y evitar de esta manera mayores riesgos.

Si bien algunos hoteles cuentan con sistemas de seguridad de alta tecnología, lo que se ha implementado además es mayor capacitación al personal, para que sepa la forma de reaccionar ante la posibilidad de estar frente a una llamada sospechosa.

Lamentó que ahora con la ola de inseguridad, el huésped tenía una estancia de cuatro días, y ahora ha bajado a un día. Precisó que la estancia promedio de clientes es de 1.5 promedio y antes era de 3.5 y cuatro noches. Pero esto ha sido una constante y esta cifra es inminente”, afirmó tajante.

Con cierta resistencia a dar su opinión, el gerente de un hotel ubicado en la zona centro de Torreón, expresó: “El panorama para el sector turismo es bueno ya que afortunadamente está empezando a llegar más visitantes; pero desafortunadamente por todo lo que se vive en el país y en el estado ha provocado que los huéspedes disminuyan los días en que pernoctan en la ciudad; cito como ejemplo que de tener estancias de cuatro a cinco días, ahora se reducen de uno o dos días; sí ha afectado un poco, aunque se había reactivado el mes pasado el índice de visitantes, las estancias eran más largas”.

Por otra parte, la encargada de ventas de un hotel localizado en la Zona Dorada de Torreón, señaló que si bien no se han presentado hechos violentos, o vinculados con la inseguridad al interior de este hotel de cadena, se llegó a la determinación en todo el corporativo, de implementar mayores medidas de seguridad.

Con la instalación de cámaras de vigilancia en estacionamientos, puertas de acceso, pasillos de traslado a habitaciones, incluso aquellas de servicio; y de igual manera se siguen utilizando las tradicionales llaves de acceso con tarjetas magnéticas no sólo a habitaciones sino a áreas comunes como restaurantes, salones ejecutivos, entre otros, con el fin de garantizar la seguridad de los clientes.