Seguirán circulando a diario ‘micros’ y combis

Las 30 mil unidades del servicio público concesionado son el principal transporte en la Ciudad de México y la Zona Metropolitana; cada una sustituye a 17 vehículos particulares.

México

Los microbuses, autobuses y vagonetas del transporte público quedarán exentas de descansar un día a la semana como parte del Hoy No Circula y las nuevas normas de verificación, ya que son una alternativa de movilidad por realizar 12 millones de viajes por día y porque cada una de ellas sustituye aproximadamente a 17 vehículos particulares.

De acuerdo con el Programa Integral de Transporte, las 30 mil unidades del servicio público concesionado son la principal fuente de viajes en la Ciudad de México y la Zona Metropolitana, por eso es que actualmente, incluso con el endurecimiento de las medidas de circulación, esos vehículos continúan prestando servicio.

El Gobierno de la Ciudad de México, en el acuerdo para prevenir, controlar y minimizar las contingencias ambientales o emergencias ecológicas provenientes de fuentes móviles, y la Comisión Ambiental de la Megalópolis dieron a conocer que los vehículos de servicio público de pasajeros (vagonetas, microbuses y autobuses) con placas locales quedan exentos de esas medidas.

La nueva norma oficial que endurecerá las medidas de verificación a partir del  1 de julio no involucra al transporte público concesionado colectivo, que  podrá seguir circulando a diario, al menos en la Ciudad de México, porque moviliza a 75 por ciento de la población, de acuerdo con la Encuesta Origen Destino del gobierno local.

En conjunto, esas unidades emiten 44 por ciento menos contaminación que todo el parque vehicular de autos particulares.

Están repartidas en cerca de 98 rutas del servicio colectivo y en 14 empresas, según el Registro Público de Transporte de la CdMx, que se formaron con el cambio de hombre-camión a sociedades, y que ahora cuentan con unidades que emiten 90 por ciento menos contaminantes que un microbús.

De acuerdo con el Inventario de Emisiones Contaminantes, al cual tuvo acceso MILENIO, los 18 mil microbuses que prestan servicio en la ciudad emiten 136 mil 159 toneladas de contaminantes al año; es decir, cada unidad transporta a 60 pasajeros y emite 7.5 toneladas por año.

Las restantes 12 mil unidades de transporte colectivo son autobuses cuya antigüedad es de menos de cinco años y cuentan con tecnología que disminuye la emisión de partículas contaminantes.

En tanto, los vehículos particulares tienen una ocupación promedio de dos pasajeros y emiten cuatro toneladas por año; es decir, para transportar a los 60 pasajeros de un microbús se necesitarían 30 automóviles que emitirían 120 toneladas de contaminantes por año.

Autoridades del Gobierno de la Ciudad de México y de la Semarnat informaron a MILENIO que las restricciones con la nueva norma emergente de verificación van enfocadas principalmente a que los automóviles particulares no puedan circular a diario si contaminan, pues son la principal fuente y ocupan 70 por ciento del espacio público.

De acuerdo con el Inventario de Emisiones del Valle de México, los más de 5 millones de automóviles particulares que circulan en la capital del país emiten cerca de 392 mil 872 toneladas al año de partículas ultrafinas y de carbono.

Los 139 mil taxis registrados, además de cerca de 3 mil que prestan un servicio tolerado, generan cerca de 303 mil toneladas de los contaminantes señalados al año; sin embargo, estas unidades sí descansan un día a la semana y un sábado de cada mes.

El transporte de carga estará sujeto a las normas de las nuevas mediciones y dejará de circular el día que le corresponda, no obstante que en la ciudad solo hay 13 mil de estas unidades registradas, porque hay otras 130 mil que cuentan con placas de otros estados y federales que deberán sujetarse a los próximos lineamientos.

El pasado martes la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales dio a conocer un diagnóstico de la Ciudad de México en el que se indica que 87 por ciento de las emisiones de los óxidos de nitrógeno y 32 por ciento de los compuestos orgánicos volátiles provienen de los autos en circulación, que actualmente ascienden a 5.4 millones en el Valle de México.

DEBATEN DIPUTADOS SOBRE GASOLINA

La presidenta de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, Georgina Trujillo, negó que la emergencia ambiental en el Valle de México sea producto de la supuesta baja calidad de la gasolina importada por Pemex, pero el presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Arturo Álvarez, demandó una explicación más profunda de las autoridades sobre la contaminación generada por los combustibles.

Trujillo sostuvo, sin embargo, que eso “fue un rumor que se dio sin ningún fundamento, ya que el problema de la contaminación en la zona es mucho más complejo”.

Precisó que los estándares de calidad para la importación de gasolinas son impuestos por la Secretaría de Medio Ambiente y la Comisión Nacional de Hidrocarburos, y en caso de no cumplirse, “simplemente no se autoriza la importación de ese combustible”.

La legisladora priista remarcó que no se ha considerado de forma suficiente el impacto que provocan en el medio ambiente la industria de chimeneas y los límites de velocidad establecidos en el Valle de México.

“Si bien es cierto que fijar límites de velocidad reduce los accidentes de tránsito, también lo es que mientras más tiempo les tome a los vehículos trasladarse del punto A al punto B por bajar la velocidad, más tiempo contaminan”, agregó.

Con información de: Fernando Damián/México.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]