Por el gusto de ayudar

Llevando juguetes a los niños hospitalizados y repartiendo refrigerios, es la forma en que la familia Ibarra Reyes y amigos, agradecen a la vida.
El payaso Rintintin se integró después a esta actividad altruista.
El payaso Rintintin se integró después a esta actividad altruista. (Tomada del Facebook de Loretta Reyes)

Torreón, Coahuila

La familia Ibarra Reyes se disfraza de payasos por lo menos tres veces al año para entregarles juguetes a los niños de diferentes centros hospitalarios de Torreón.

No hay un motivo aparente, simplemente los mueve el corazón y la alegría que les provocan a los niños al verlos vestidos de payasos y recibir un presente.

A la par de esta actividad entregan comida una vez al mes. Son 50 refrigerios que a cambio de su entrega, les llega la única paga que ellos buscan: las bendiciones de quienes los reciben.

“Tenemos un taller que se llama “Maquirey” y mi esposa junto con mi hermana y dos amigos nos disfrazamos uno se pone su máscara nosotros de payasitos y nos acompaña un payaso de verdad. Entre todos entregamos juguetes a niños de hospitales, casas hogar y sitios donde se encuentren los menores, quienes son los que más duelen cuando se enferman”, dice Alejandro Ibarra Reyes.

“Es algo muy bonito, damos algo de lo que Dios nos da. Este contacto con el dolor humano y el ver a un ser tan indefenso como lo es un menor en un hospital hace que la perspectiva de la vida se modifique por completo".


La idea dicen, es darle un momento de felicidad a los niños. Esta es la tercera ocasión que realizan la actividad, generalmente acuden durante los días de navidad y el Día del Niño principalmente.

Esto no tiene un motivo específico, no nos pasó nada ni es una manda, simplemente queremos regresarle a la vida lo buena que ha sido con nosotros dice Loreta Reyes quien forma parte del grupo que se disfraza de payasito para poder alegrar a los menores que se encuentran en una difícil situación como lo es un centro hospitalario.

Los que acuden a regalar sonrisas además de juguetes en este grupo son: Yoselin Delgado esposa de Alberto Ibarra, Loreta Reyes además de el Payasos Rintintin y Sombra Salvaje quien trae un antifaz para que no se revele su identidad.

“Es algo muy bonito, damos algo de lo que Dios nos da. Este contacto con el dolor humano y el ver a un ser tan indefenso como lo es un menor en un hospital hace que la perspectiva de la vida se modifique por completo. Esto fue de repente. Lo hacemos regularmente en Enero y el Día del Niño y les entregamos bolos además de juguetes desde muñecas y carritos hasta dulces”, señala.

 Loreta Reyes se quejódel trato que les proporcionaron en la clínica 71 del IMSS donde por primera vez no les permitieron el acceso sin darles una explicación convincente.

“No hacemos daño, solo le vamos a entregar a las personas felicidad a través de sonrisas y regalos por eso no entendemos la negativa de la Clínica de Especialidades".

El payaso Rintintin lo contacté por que me lo encontré en la calle y tiempo después se integró a esta actividad altruista y al enmascarado se le ubicó por que en una de sus luchas resultó lesionado y lo llevé a la clínica, dice Loreta Reyes parte de este grupo.

Mientras Dios no siga dando licencia seguirémos apoyando a la gente que lo necesite simplemente por el gusto de ayudar.