Sección 35 insistirá en Hospital de alta especialidad

El principal problema es administrativo, por lo que el secretario de Asistencia Social del gremio magisterial del SNTE, Abel Aguirre, afirmó que la necesidad de un nuevo inmueble ya ha sido planteada.
Las citas médicas que deben de ser programadas cada dos meses y se llegan a extender hasta cuatro o seis meses después.
Las citas médicas que deben de ser programadas cada dos meses y se llegan a extender hasta cuatro o seis meses después. (Aldo Cháirez Villegas )

Torreón, Coahuila

La saturación de servicios médicos, muchos de ellos de otros municipios tanto de Coahuila como de Durango, ha dejado exhibir deficiencias al interior de la operación del Hospital del ISSSTE de Torreón.

En su mayoría corresponden a agremiados del magisterio y sus familias, así como de otros sindicatos a servicio de la federación.

A partir de ello, la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación insistirá en la urgente necesidad de que se construya un hospital de tercer nivel o de alta especialidad.

Así lo dio a conocer el profesor, Abel Aguirre Martínez, secretario de Asistencia Social de este gremio magisterial, quien precisó que el actual hospital fue creado hace cincuenta años para atender a unos 30 mil derechohabientes, cuando la demanda hoy es de 120 mil usuarios.

Citó que hoy en día, se atienden especialidades del área de Durango, como es Gómez Palacio y Lerdo.

Además, especialidades que corresponden a derechohabientes que provienen de San Pedro, Matamoros, Francisco I. Madero y el espacio es insuficiente, como lo son también los médicos que las atienden.

El representante magisterial explicó que un ejemplo de esto último, es que las citas médicas que deben de ser programadas cada dos meses y se llegan a extender hasta cuatro o seis meses después, lo que pudiera generar consecuencias, que pueden llegar hasta la gravidez o incluso la muerte del paciente.

Refirió que de acuerdo con la Ley General del ISSSTE, cada cita médica no debe de tener respuesta más allá de 21 días en cuestión, desde el pase de un médico general a un especialista.

Ahora, con esta saturación de los servicios que padece el Hospital, llegan a tardar -con casos específicos con nombres y apellidos- hasta tres meses y en otros hasta seis o siete meses.

Sentenció que el principal problema del ISSSTE es administrativo, toda vez que en estos momentos, luego de tener asignado desde diciembre un presupuesto anual para ejercer a partir de enero de 2015, todavía no se lleva a cabo la licitación y asignación de contratos para la compra de medicamentos e insumos de quirófano, lo que refleja la carencia de estos requerimientos tan importantes.

También, que reciba la atención lo más inmediato posible, de ahí su permanencia personal y directa, lo mismo en el Hospital de Torreón como en el de Gómez Palacio.

Hizo ver que por instrucciones de su secretario general Javier Cordero Salazar, la función de la Secretaría de Asistencia Social es buscar que el derechohabiente tenga la mejor atención y los espacios que le corresponden.

Explicó que cada dos meses se realiza una reunión con el delegado estatal en Coahuila, Sebastián Zepeda, a quien se ha planteando esa necesidad de tener un nuevo Hospital de Alta especialidad debido a que las instalaciones actuales han sido rebasadas, lo que propicia un entorno de omisiones que atenta contra la vida de los pacientes.