Pelean edificio del Hospital Municipal por adeudos

Proyectos Laguneros S.A., asegura que el inmueble no se encuentra en peligro de nada. Plaza Administradora Bríos señala que existe un rezago de 12 mdp. Fue adquirido en 2010 por el municipio.

Torreón, Coahuila

Continúa el pleito legal entre particulares por la propiedad donde actualmente se encuentra el Hospital Municipal de Torreón,  ubicado en avenida Ocampo ente las calles 11 y 12, edificio adquirido por el Ayuntamiento en diciembre de 2010, por un monto del orden de los 48 millones de pesos, de los que actualmente y con la reestructuración realizada en mayo de 2014, se deben 21 millones de pesos.

Desde su contratación y hasta 1995 se estuvieron pagando puntualmente las obligaciones contratadas: Luis Ríos Quintana.

Mientras una de las partes involucradas en el conflicto representado legalmente por Luis Alberto Ríos, de la empresa Proyectos Laguneros S.A., aseguró que el inmueble no se encuentra en riesgo de perderse,  la otra parte indicó que solicitará que le regresen 12 millones de pesos, monto por el que se hipotecó la propiedad o se haría uso del edificio.

Guillermo Cerón, abogado de la Plaza Administradora Bríos, quien adquirió la cartera vencida donde se entregó la propiedad en hipoteca y afirmó que la compra los derechos de cobro es un acto legal por lo que actualmente, demandan el cobro del adeudo o la adjudicación del inmueble

En rueda de prensa en la que estuvieron ambas partes involucradas en el conflicto se estableció que en septiembre y octubre de 1993, seis personas físicas y la empresa denominada Proyectos Laguneros S.A. de C.V obtuvieron diversos créditos ante la Unión de Crédito del Banco de México, para lo que otorgaron como garantía hipotecaria los lotes que integran dicho inmueble.

"Desde su contratación y hasta 1995 se estuvieron pagando puntualmente las obligaciones contratadas, hasta que se tuvieron problemas de liquidez por la crisis de devaluación que vivía el País por el famoso error de diciembre, en 1996 por los malos manejos la Unión de Crédito del Valle de México fue intervenida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, nombrando un interventor Gerente con facultades de liquidarla” señaló Luis Ríos Quintana la contraparte.

Comentó que en 1999 ocurrió el cierre legal de la liquidación de la Unión de Crédito y los derechos fueron pasados al Fideicomiso Liquidador de la Cartera Vencida de Nacional Financiera.

Guillermo Cerón es la otra parte del conflicto y aseguró que se compraron los derechos de cobro por el adeudo de 12 mdp en 2006.

“Con esta acción los abogados nombrados por el Interventor Gerente perdieron sus facultades para continuar con el proceso de los juicios, por lo que entraron en una larga etapa de inactividad procesal”, argumentó.

Refirió además que a causa del abandono de los procesos por la demandante y con motivo del transcurso del tiempo, que actualizó la prescripción el tres de febrero, de 2005 se solicitó al Registro Público de la Propiedad  la cancelación de las inscripciones de las hipotecas originadas por la existencia de créditos antes referidos lo que se otorgó legalmente por lo que el inmueble quedó libre de gravamen ante el Registro Público de la Propiedad.

Por su parte Guillermo Cerón es la otra parte del conflicto, quien refiere que si bien es un asunto entre particulares y aseguró que se compraron los derechos de cobro por el adeudo de 12 millones de pesos en 2006.

"Lo que nosotros reclamamos es que el inmueble vendido tiene una hipoteca y se pretende hacer valer el derecho ya sea que nos regresen el dinero o que nos adjudiquen el inmueble", concluyó.