Niños muestran fortaleza ante 
el dolor de su 
enfermedad

La fuerza y el ánimo de los menores son más que los diagnósticos médicos difíciles y en el área de onco-hematológica del Hospital Infantil de Torreón, se hace patente.
El Hospital Infantil realizó un convivio navideño a los menores.
El Hospital Infantil realizó un convivio navideño a los menores. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

En el área onco-hematológica del Hospital Infantil de Torreón pareciera que se la tristeza se hiciera presente en esta temporada navideña, sin embargo la fuerza y el ánimo de los menores es mayor que los diagnósticos médicos difíciles.

Yahir Alejandro reside en el municipio de San Pedro de las Colonias acaba de cumplir 15 años y tiene desde hace seis meses leucemia.

Sin embargo junto con sus familiares y otros menores con padecimientos complicados que ponen en riesgo la vida disfrutan de la fiesta que les han organizado en el centro hospitalario a propósito de la navidad.

No disfrutan distinto, a pesar de las quimioterapias y los desgastes físicos, sonríen, juegan, participan, hacen gala de la fortaleza que les proporciona la niñez.

Disfrutan de los payasos, bolos, regalos, pastel y risas. Los padres, se olvidan por un momento de la situación que viven sus hijos, tratan de disfrutar y piden para esta navidad no regalos, no fiestas ni comida ostentosa, solo salud y un milagro que alcance a cada uno de sus hijos.

En el departamento de onco-hematología del Hospital Infantil de Torreón, se tratan a menores con cáncer, leucemia, púrpura y cada uno de ellos acompañados con sus padres, acude a sus controles.

Algunos cada ocho días para recibir el tratamiento y como su salud lo permite, se van a su casa para regresar para la próxima aplicación.

La onco-hematología ha avanzado de forma espectacular obteniendo porcentajes de curaciones desconocidos en otros tipos de tumores.

Un ejemplo muy claro, son los avances obtenidos en el manejo de las leucemias ("cánceres de la sangre") que por definición son procesos diseminados (extendidos por todo el cuerpo) cuando se diagnostican.

La leucemia mieloide crónica, el tipo más frecuente (la que afecta a un tipo de células de la sangre) se trata con medicaciones orales muy bien toleradas (unas pocas pastillas al día) que se han diseñado por ordenador para inhibir la anomalía bioquímica que la hace funcionar mal.

En otros procesos, el porcentaje de éxitos es menor, como en el caso de los linfomas, donde se logra curar aproximadamente a la mitad de los pacientes, aunque dependiendo del caso este porcentaje puede variar considerablemente.

Uno de los casos de este centro hospitalario para menores, es el de Yahir Alejandro de 15 años.

Es Tomasita, con apenas 35 años, madre de Yahir Alejandro, quien hace una pausa en la fiesta que se les ofreció a los menores con este tipo de padecimientos, pero también para el pastel de quince años que le organizaron las Trabajadoras Sociales a su hijo.

Él apenas fue diagnosticado con Leucemia en el mes de agosto de este año.

"Mi hijo comenzó a sangrar de repente de la nariz, nosotros pensábamos que era normal, por el sol pues se había asoleado en esos días".

"Sin embargo, un sábado le dio una muy fuerte, no se le podía detener y entonces lo llevamos al Centro de Salud, en el sitio nos dijeron que tendrían que sacarle análisis de sangre para buscar la causa de la hemorragia".

"Ellos no lo hacían, ahora no recuerdo por qué, pero sí sé que nosotros el domingo luego luego fuimos a un laboratorio, nos dieron un par de horas después el resultado, lo llevamos al médico y él fue el que nos dijo que algo no estaba bien con la sangre de mi muchacho, pero no nos decía qué era, como que quería estar seguro, luego esos resultados los mandaron a México y a nosotros nos canalizaron al Hospital Infantil aquí lo internaron todo un mes".

"Nosotros tenemos seguro popular y a través de él es que se le atiende sin que tengamos que pagar", comenta.

Así por ejemplo, la leucemia aguda más frecuente en la infancia se cura en el 90% de los casos, y determinados tipos de leucemias agudas en los adultos alcanzan porcentajes del 80%.

Señala que ella no cuenta con Seguridad Social ni su esposo quien no cuenta con un trabajo fijo, pues realiza trabajos que le van saliendo, tienen dos hijos más una nena de 8 años se llama Mariana y otro de 4 de nombre Alexis. 

"Una vez que llegamos al Hospital Infantil que era una enfermedad seria pero que apenas se le había desarrollado, no tenía mucho con ella, yo le preguntaba que si conocía los motivos por los que le dio la enfermedad y el me contestó solamente: "No se conocen las causas, solo le puedo decir que él es un elegido de Dios".

"Desde entonces le han dado quimioterapias semanales, lleva hasta ahora como 18 y él sabe lo que le ocurre, una psicóloga le explicó lo que era la enfermedad, sí claro se puso triste, pero en realidad a mí me sorprendió enormemente, pues pensé que lo tomaría con más preocupación y en ese momento estuvo tranquilo".

"Estas fiestas navideñas van a ser como las anteriores en lo que se refiere al tipo de festejo, acudiremos con mi familia, la de mi esposo a levantar el niño Dios".

"Con la variante que le pido A Dios no regalos ni fiestas, solo que la salud de mi hijo mejore, él es el único que puede hacer este milagro de vida".

En tanto platica, los demás menores se encuentran en el patio central del Centro Hospitalario, los menores junto con Yhair Alejandro se divierten con las ocurrencias del payaso, participan en sus juegos y proyectan una fuerza, pues a pesar de las afectaciones de los tratamientos, ellos disfrutan de su infancia.