Mamás relatan muerte de sus bebés en hospital de Durango

Fátima del Rosario no la atendieron cuando señaló dolores de parto. A Guadalupe Isabel su bebé comenzó a enfermarse a unos días de darlo de alta. Ambos nacieron en el hospital general en enero pasado.

Durango

Mamás que perdieron a sus bebés recién nacidos en el Hospital General de Durango, culpan al personal de su muerte y aseguran que se trató de falta de atención.

Fátima del Rosario y Guadalupe Isabel, dos de las tres mujeres que denunciaron que en febrero pasado sufrieron la muerte de sus bebés a unos días de haber dado a luz.

Ambas narran la tragedia que vivieron al acudir en busca de ayuda al hospital general.

"Descubrieron que el parto ya se me había pasado y mi bebé incluso había tragado líquido".

"Mi embarazo fue normal, sin complicaciones, ni nada, acudí al hospital general al cumplir mi fecha de parto, me dijeron que como no traía dolores que me fuera a mi casa, pero yo ya me sentía cansada, aún así me regresaron dos o tres veces, en la última pedí ver a una trabajadora social y me mandaron con el subdirector, quien me dijo que no había hecho bien mis cuentas", dice Fátima.

Le dijeron que regresara a su casa pero ella ya no lo hizo y le pidió ayuda a un trabajador quien la dejó. Al siguiente día le indujeron el parto, pero ahí se dieron cuenta que algo pasaba y le practicaron una cesárea de urgencia.

"Descubrieron que el parto ya se me había pasado y mi bebé incluso había tragado líquido y había evacuado dentro de mí", relata.

Mientras que a Guadalupe Isabel también le realizaron una cesárea. "Mi niño nació bien, respiró bien y me dieron de alta con él. A los tres días mi niño empezó a ponerse malito y me lo llevé al hospital el 27 de enero".

"Nunca me dijeron que sus órganos habían crecido cinco veces de lo normal".

Ahí estuvo 10 días y en ese tiempo se le infectó su ombligo, pero aún así el personal le indicó que ya estaba bien y que se lo podía llevar. "Pero al tercer día lo volví a ingresar ya más complicado, ahí duró otros13e días que para mí fue un viacrucis", dijo.

Recordó que en esos 13 días, su bebé fue sometido a una cirugía, la cual también se le infectó.

"A los 5 días le hicieron otra, no le pudieron controlar la infección y un día antes de morir yo lo ví, muy malito pero no le hicieron caso de nada, hasta el día siguiente trataron de hacerle algo, pero él ya batallaba mucho para respirar y en ese lapso le dieron dos paros cardiorespiratorios y ahí mismo le tuvieron que abrir (el estómago) para desahogarle supuestamente sus órganos porque nunca me informaron que sus riñones le habían dejado de funcionar y nunca me dijeron que sus órganos habían crecido cinco veces de lo normal".

A Fátima del Rosario y Guadalupe Isabel, ya nada podrá regresarles a sus bebés y conscientes de esto solo desean que las autoridades hagan conciencia sobre las condiciones que guarda el hospital.

Pero sobre todo se trabaje para evitar fallecimientos de recién nacidos, ahora esperan que tanto la Fiscalía como la Comisión de Derechos Humanos del Estado, atiendan sus denuncias.