Mamografía, parte esencial de un proceso integral

Susana Medrano, Radiólogo con sub especialidad en Imagenología Mamaria, asevera que el dinero ya no es pretexto para las mujeres, ya que hay programas que ofrecen servicios gratuitos.
El cáncer debe verse como una entidad que se debe manejar con un equipo multidisciplinario.
El cáncer debe verse como una entidad que se debe manejar con un equipo multidisciplinario. (Especial)

Torreón, Coahuila

La mamografía es un proceso médico radiológico que per- mite al médico, tras descartar otros estudios, focalizar cáncer de mama en una mujer.

Susana Medrano, médico Radiólogo con sub especialidad en Imagenología Mamaria, quien también es integrante de Mujeres Salvando Mujeres A.C., informó que a la mamografía se llega tras otros pasos previos.

La auto exploración se realiza cada mes, entre el quinto y décimo día del ciclo menstrual, cuando hay menos inflamación.

"Debemos de partir de la base de que cualquier mujer desde los doce años empieza a desarrollarse, algunas niñas antes, en el tejido glandular mamario".

"Ese es el momento ideal para comenzar a educarlas en ser responsables y conscientes de los cambios que sufre nuestro cuerpo en el proceso de crecimiento", dijo.

Así pues, la auto exploración, a pesar de ser un método un tanto inespecífico, es primordial, ya que las mujeres van aprendiendo a conocer su cuerpo y en caso de encontrar algo raro, identificarlo de inmediato.

Cabe recordar que es importante verificar entre otras cosas, aspecto, simetría, color, manchas, bultos, y también revisar si hay nódulos en axilas o en las clavículas.

No todos los bultos son malos. Existen los llamados cambios ibroquísticos de la mama en mujeres jóvenes, que son benignos, aunque pueden causar mucho susto en la mujer que se lo encuentra.

En todo caso lo mejor es recurrir al médico para que descarte cualquier riesgo. En estos casos, el médico recurre al ultrasonido, que no emite radiación y que permite conocer el quiste y es el siguiente paso para analizar la mama. Sólo en caso de que se considere sospechoso, se recomienda la mamografía.

La doctora Susana también hace la recomendación a las mujeres de acudir a revisarse con su médico al menos una vez al año, y desde luego, no sólo revisar sus mamas, sino también el resto de su cuerpo para detectar a tiempo algo que pueda ser malo, en la juventud.

A partir de los 40 años, si es recomendable el uso de la mamografía y en edades menores si hay algún antecedente familiar directo o imagen sospechosa.

Existen muchas campañas llevan este servicio a las colonias populares. Por ejemplo, la Asociación Civil "Mujeres Salvando Mujeres" ha donado más de 500 mamografías gratuitas y hay unas más pendientes que sus patrocinadores brindan.

También en el Sector Salud se cuenta con este servicio, en el IMSS y el Seguro Popular, hay mastógrafos para que sus derechohabientes puedan disponer de este apoyo. El Instituto Municipal de la Mujer también cuenta con mamografías.

La Unidad de Especialidades Médicas Dedicada a la Detección de Cáncer de Mama (UNEME DEDICAM), ubicada en el Fraccionamiento Hamburgo, de Gómez Palacio, también cuenta con este servicio para mujeres de bajos recursos.

Los hospitales generales de Gómez Palacio y de Torreón, cuentan con mamografías gratuitas, aún cuando la mujer no sea derechohabiente de este servicio.

Destaca el hecho de que el Seguro Popular ya tiene cobertura total de cáncer de mama. Estudios de laboratorio, mamografías, cirugías, quimioterapias, radiaciones, son otorgados a quien lo requiera.

Lo único que no cubre es la cuestión estética, ya que no pagan las reconstrucciones mamarias.

En el sector privado, por lo general se ofrecen paquetes de mamografía, donde se acompañan, por ejemplo, del Papanicolaou, o estudios de laboratorio hormonales y otro tipo de Check ups.

Los rangos de costos en el sector privado son amplios: pueden ir desde los 600 u 800 pesos y hasta los que rondan los tres mil pesos. Pero es válido desde luego, si se cuenta con la alternativa de pagar un servicio de esta índole.

Pero el dinero ya no es pretexto para que las mujeres no se hagan el estudio. "El Programa de Cáncer Mamario es una prioridad para el Gobierno Federal", reitera la doctora, y por eso se cubre el tratamiento al cien por ciento.

Este estudio es un privilegio, una certeza de que en un año, lo que suceda, estará bien. Otro consejo: quien se haga el estudio debe estar al pendiente de sus resultados.

"Esto es importante porque ellas están muy contentas, porque ya se las hicieron, asumen que si uno no las busca ellas están bien. Y si puede ser, pero es mejor que sepan sobre su propia salud", comentó.

"Cualquier método que te lleve a que tengas la certeza de que todo está bien, es bueno. Y lo que inviertas en salud, es bueno, será en tu propio beneficio".

El cáncer debe verse como una entidad que se debe manejar con un equipo multidisciplinario, no sólo para el paciente sino para su entorno, la familia, amigos y sus labores cotidianas que cambian para siempre.

"Tenemos que ser muy conscientes de que es devastador tanto física como emocionalmente para todos", añadió la doctora.

Cabe destacar que la mayor parte de las pacientes de cáncer de mama tienen más de 40 años.

Pero la doctora Susana ha encontrado a pacientes que son muy jovencitas, la menor que ha tratado, tenía entonces 22 años. Ahora en Gómez atiende a una chica de 27 años.

"Así que mujeres, no dejen de revisarse. Si notan algo raro en sus cuerpos, de inmediato acérquense al médico para poder descartar algo que no sólo les dolerá a ustedes, pues al querernos a nosotras mismas, demostramos el cariño hacia los demás", dijo.