REPORTAJE | POR JOSÉ DAMIÁN RAMÍREZ LIMÓN

Llamadas de auxilio desde el más allá

En el municipio de San Pedro de las Colonias, Coahuila

En la avenida Guerrero frente a la arena del PRI en la zona centro, la casa marcada con el número 127 guarda una historia sobrenatural, la voz de un pequeño llamaba pidiendo auxilio, a pesar de haber muerto ahogado hace más de 60 años.

La casa marcada con el número 127, guarda un secreto de ultratumba.
La casa marcada con el número 127, guarda un secreto de ultratumba. (José Damián Ramírez Limón)

San Pedro de las Colonias, Coahuila

La casa marcada con el número 127, que se ubica por la avenida Guerrero frente a la arena del PRI en la zona centro de San Pedro, hace más de 60 años fue una vecindad, donde se tenía aparte de las caballerizas, una noria que dotaba a los inquilinos del vital líquido.

Lo que la gente cuenta de la vecindad, es que ahí, justo en la noria, se ahogó un niño de 3 años de edad, al momento de su agonía con gritos desesperantes pedía auxilio, desgraciadamente nadie pudo ayudarlo y su cuerpo inerte quedó entre las aguas del pozo.

"Ya después, la silueta del niño comenzó a verse a diario por toda la casa, al grado de tomarlo todos como algo normal".

Dicen, cuentan y aseguran, que después de su muerte, el espíritu del menor ahogado siguió deambulando por la vecindad, como alma en pena que busca la luz para poder descansar en paz.

Jorge Gómez, actual propietario de la casa y peluquero de oficio, señaló que después de ser vecindad, el terreno fue adquirido por Gustavo Sifuentes, quien construyó la vivienda para su familia, habitando por varios años en la finca.

Posteriormente, manifestó, la familia de Gustavo emigró hacia la ciudad de Monterrey y le vendieron la casa a su papá, Daniel Gómez, ya fallecido.

El espíritu del niño ahogado vuelve a hacer presencia.

"Cuando mi papá adquirió la casa, yo contaba con 4 años de edad, todo estaba remodelado, de hecho, el lugar donde dicen que estuvo la noria, ya se encontraba tapado, justo al final de la finca".

"De igual forma, al ir creciendo, comencé a escuchar sobre el espíritu que se aparecía, los que lo veían, familiares míos, decían que se sentía sólo la presencia, como si estuviera observando, argumentaban que se les ponía la piel chinita, pero en realidad nada más era eso, una sensación extraña y paranormal".

"Ya después, la silueta del niño comenzó a verse a diario por toda la casa, al grado de tomarlo todos como algo normal".

El niño pedía auxilio a través de la línea telefónica de la casa

Jorge, afirmó que hace aproximadamente 10 años, la casa se quedó sola, ya que su papá junto con su familia se fueron a Zacatecas de visita, fue sólo un mes, pero en ese tiempo, el espíritu del niño comenzó a hacer llamadas a varias casas de la ciudad, incluyendo a las corporaciones de auxilio y de seguridad como Cruz Roja y Policía.

Dijo que incluso realizó llamadas a otras ciudades, donde pedía con gritos desesperados el auxilio, ya que decía que se estaba ahogando.

"Todo era muy extraño, de hecho una operadora de la línea de Cruz Roja, se desmayó al recibir la llamada".

El caso de las llamadas telefónicas que salían de la línea 20053 se volvió todo un suceso en San Pedro, pero lo que impulsó a las autoridades a investigar, es cuando la llamada fue recibida en el departamento de Policía.

Esa vez recibieron el llamado del niño que pedía auxilio y al saber que la llamada procedía de la casa, acudieron para ver qué pasaba.

"Al llegar los policías, que eran dos, se dieron cuenta que la casa estaba cerrada, por lo que llamaron a mi hermana Maribel, quien vive en otra casa".

"Como pudo, mi hermana acudió a la casa y les dio permiso a los policías para que entraran. Al estar ahí, corroboraron que nadie habitaba y comenzaron a sentir algo extraño".

Se escucha el teléfono

Destacó Jorge, que al estar revisando el interior de la casa, de repente sonó el teléfono, uno de los policías lo levantó y para su sorpresa, escuchó la voz del niño quien le pedía auxilio, fue tal el susto que se puso pálido.

En cuanto al otro policía, que se había quedado arriba de la patrulla, aseguró que en su radio también escuchó la voz del niño que le pedía ayuda.

Fue algo asombroso y tenebroso, por ello después de eso, mucha gente quería asomarse a la casa para ver al niño.

"Otra cosa que nos llamó la atención, es que en ningún lado las llamadas se quedaron registradas, ni en el recibo telefónico".

"Todo era muy extraño, de hecho una operadora de la línea de Cruz Roja, se desmayó al recibir la llamada".

"Después de todo el alboroto y ver que mucha gente se establecía afuera de la casa, decidimos uno de mis hermanos y yo, resguardarla".

"Recuerdo que un día, justo a la media noche cuando estábamos haciendo guardia, llegó un sacerdote y nos comentó el caso".

"Luego, sólo el sacerdote y yo ingresamos a donde se dice estuvo la noria, ahí comenzó a rezar de manera extraña y de repente se comenzaron a escuchar muchos ruidos, al momento echó agua bendita por todos lados y todo el ambiente se volvió paz, después de ahí y a la fecha, nada se volvió a ver ni escuchar en la casa.

"Dijo el sacerdote que era el alma del niño que buscaba el descanso eterno".

"De igual manera, lo último extraño que se pudo ver, es cuando un reportero vino y tomó una foto de la fachada de la casa, se logró ver que en una de las ventanas se asomaba la carita de un niño, tal vez fue cuando su espíritu dijo adiós al mundo de los vivos".