En Hidalgo viven 270 mil jóvenes en pobreza

No cuentan con los recursos mínimos para satisfacer necesidades como alimentación, acceso a vivienda con servicios de electricidad, drenaje, piso de tierra y agua potable.
Guillermo Peredo Montes, director del Instituto Hidalguense de la Juventud.
Guillermo Peredo Montes, director del Instituto Hidalguense de la Juventud. (Héctor Mora)
Entrevista con Guillermo Peredo, director general del Instituto Hidalguense de la Juventud (Axel Chávez)

Pachuca

En Hidalgo hay cerca de 270 mil jóvenes de 12 a 29 años que viven en condición de pobreza, al no contar con los recursos mínimos para satisfacer necesidades básicas como alimentación, acceso a vivienda con servicios de electricidad, drenaje, piso de tierra y agua potable, así como educación, reveló el director general del Instituto Hidalguense de la Juventud (IHJ), Guillermo Peredo Montes.

Con base en datos de la última encuesta del INEGI, en 2010, en el estado hay 856 mil personas menores de 30 y mayores de 11 años de edad, esto constituye una tercera parte de la población de la entidad, de los cuales, cerca de 30 por ciento ven afectado su desarrollo por la pobreza.

Añadió que los lugares donde habitan estos jóvenes son los municipios con mayor índice de rezago social, como los ubicados en la zona Otomí-Tepehua y las regiones de la Sierra y la Huasteca.

“La pobreza juvenil es un problema que existe en el estado, por eso también parte del trabajo que está generando la Secretaría de Desarrollo Social son oportunidades a través de programas como  emprendedores juveniles, entre otros, para poder disminuir estos datos que arroja el INEGI”.

Otras cifras

Contrario a las cifras proporcionadas por Peredo Montes, un informe del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados revela que 53.6 por ciento de los jóvenes en el estado vive en pobreza multidimensional, al no tener acceso a los servicios de vivienda, educación, asistencia sanitaria y agua potable, entre otros. 

Además agrega que de este porcentaje, la mayoría no cuenta con seguridad social y deserta en los primeros años de enseñanza, al no poder costear los gastos de estudio o no contar en sus comunidades los niveles medio superior y superior.

Según este informe 457 mil adolescentes viven en pobreza multidimensional media alta.

El estudio señala que a nivel nacional las características principales de las carencias sociales que afectan a los jóvenes son acceso a servicios de salud, ya que cerca de la mitad de la población comprendida entre los 12 a 29 años no es derechohabiente de alguna institución que brinde atención médica, así como la alimentación, ya que cerca de la cuarta parte de la juventud mexicana no tiene posibilidades de contar en todo momento de comida suficiente para llevar una vida sana y activa.

Según el CESOP, la pobreza multidimensional incluye el análisis de tres espacios necesarios para el desarrollo de la población: el bienestar económico, los derechos sociales y el contexto territorial. En este sentido, una persona está en situación de pobreza multidimensional cuando carece de recursos para conseguir los servicios y bienes que le permitan cubrir sus necesidades básicas y además tienen carencias en indicadores como acceso a servicios de salud, educación, seguridad social, alimentación, servicios básicos, calidad y espacios de la vivienda.

Programas federales

Entre los programas federales enfocados a la disminución de pobreza multidimensional de los jóvenes están el Nacional de Salud, que tiene impacto en indicadores como esperanza de vida, disminución de tasas de mortalidad por diferentes enfermedades, y prevalencia de desnutrición.

Seguro Popular, que otorga servicios de salud en beneficio de personas con bajos recursos que carecen de empleo o que trabajan por cuenta propia. También opera la estrategia Embarazo Saludable.

Campaña nacional de información Nueva Vida, que lleva a cabo acciones de prevención para evitar el consumo de sustancias adictivas; y 3x1 para migrantes, mediante el cual se realizan obras para el desarrollo de las comunidades nativas de los trabajadores, como escuelas, agua potable, drenaje, electrificación, conservación de los recursos naturales, pavimentación de calles, construcción de centros de salud, vivienda, comunicaciones, proyectos agrícolas, mejoramiento urbano, obras de corte deportivo, cultural y recreativo, entre otra infraestructura.

El estudio señala que a pesar del presupuesto que se destina a estas y otras estrategias, la pobreza no ha disminuido de manera significativa.