Paz y tranquilidad para la edad de oro

En el 'Hogar de Ancianos Lucinda Mijares', 20 adultos mayores reciben atención y cuidados, donde se les crea un ambiente en el que se sientan como en casa.
Hogar de Ancianos Lucinda Mijares.
Hogar de Ancianos Lucinda Mijares. (Claudia Ríos)

Torreón, Coahuila

Con el objetivo de dar atención a adultos mayores que no pueden ser cuidados por sus familiares, al igual que para quienes se encuentren en situación de riesgo o abandono, el Patronato Profesora Lucinda Mijares Valdés A.C., creó una estancia para adultos mayores.

Esto para que se dignifiquen como personas y vivan con tranquilidad la tercera etapa de su vida.

La casa se cimentó por un anhelo de la profesora Lucinda Mijares, quien tenía la ilusión de crear un sitio para salvaguardar a los ancianos de la Comarca Lagunera. Ella fue quien donó el terreno y dejó un fondo de inversión para ello.

La casa hogar está ubicada en Calle Cortés #796 Fracc. Los Ángeles. Torreón, Coahuila. Teléfono: 7310686. Atención en horario de 9:00 a 16:00 horas de lunes a viernes. Facebook: Casa Hogar Lucinda Mijare.

El patronato se constituyó el 25 de diciembre de 1989 y empezó a trabajar el 25 de agosto de 2000. Todas las personas que se albergan en este hogar reciben atención física, psicológica y espiritual, con el deseo de mejorar su calidad de vida.

Los adultos mayores pueden ingresar cumplidos los 74 años de edad, que es uno de los requisitos de la casa hogar para que se valgan por sí mismos, es decir, se puedan sostener en pie.

También es primordial que no sufran de alguna enfermedad crónica, para que ellos tomen la decisión de quedarse o no dentro del asilo.

Ellos realizan actividades diarias y generalmente los visitan grupos de escuelas, empresas o instituciones que gustan de pasar un tiempo de calidad y recreo con los adultos que viven en este albergue.

También hay personas que dedican un poco de su tiempo para enseñarles a bailar o realizar ejercicios físicos acorde a su condición, esto con el fin de que ellos mismos se mantengan activos y se distraigan con este tipo de ocupaciones.

De igual forma van voluntarios que les enseñan cómo hacer manualidades, ya sean collares o accesorios para las mujeres.

Se les otorga apoyo espiritual, ya que desde el punto de vista de Héctor Javier Saucedo Trejo, administrador del Asilo es algo primordial.

Actualmente atienden a 22 personas, 14 mujeres y ocho hombres a quienes se les ofrece comida, techo, donde dormir, compartir con sus compañeros momentos de dinamismo al igual que a las personas que decidan visitarlos.

Para Héctor, el trabajar dentro de un hogar para ancianos, "es una experiencia extraordinaria ya que el motivo es servir a quienes más lo necesitan y más a quienes ya dieron mucho de sí mismos a lo largo de su vida. La atención es recíproca porque ellos nos enseñan a nosotros lo que han vivido".

Para ellos, el ser visitados es un aliciente que les encanta. El hecho que personas se interesen por ellos, busquen pasar un rato agradable jugando lotería, platicar o llevarles música les ayuda a distraerse y a apreciar día con día.

Actualmente atienden a 22 personas, 14 mujeres y ocho hombres a quienes se les ofrece comida, techo, donde dormir, compartir con sus compañeros momentos de dinamismo al igual que a las personas que decidan visitarlos.

"Aquí es como una familia grande y como en cada familia cada quien tiene su manera de ser y aquí todos se van conociendo y uniendo poco a poco", aseguró Héctor Javier.

A pesar de sus padecimientos de salud, los ancianos nunca pierden el ánimo y la alegría. Los que ahí se albergan cuentan con el apoyo económico de sus familiares, quienes aportan una módica cantidad para su manutención.

La otra parte para solventar los gastos que aquí se originan proviene de donaciones de la sociedad.

María Dolores Cerda Cigarroa tiene 79 años de edad, de los cuales dos ha estado en el Patronato.

Al fallecer su esposo, sus familiares decidieron darle asilo en la casa de ancianos, ya que tenía una pena muy grande y debido a sus ocupaciones no le podían dedicar el tiempo que ella necesitaba dado al momento por el cual atravesaba.

Ella explicó en entrevista que pensó no poder superar esa situación, pero al momento de entrar en al hogar se sintió confortada, ya que sus mismos compañeros son quienes la distraen, quienes la escuchan, además del personal del asilo.

Compartió que se siente muy contenta de haber llegado a ese lugar y más por el trato y atención que recibe.

Ejercicios Mentales

El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de Estados Unidos indicó que una combinación de pequeños ejercicios mentales, hábitos saludables y una alimentación sana, es la clave para ejercitar la memoria de todos, no sólo la de los adultos mayores.

Hay que evitar los alimentos que producen el llamado colesterol malo, porque obstruyen las arterias e impiden que el oxígeno llegue al cerebro.

Se deben comer frutas y verduras frescas, así como alimentos ricos en magnesio, yodo y fósforo.