Con creatividad e innovación buscan crear empresa

"Queremos seguir creciendo con nuestros diseños y algún día tener nuestra propia marca", señalan los hermanos Soto, quienes crearon su propio automóvila al que llamaron "Long Horn".

Torreón, Coahuila

La creatividad, la innovación y el deseo por salir adelante a pesar y los obstáculos, han sido factores determinantes para que los hermanos José y Ricardo Soto sigan trabajando para fundar su propia empresa de diseño y fabricación automotriz.

Respaldados por la experiencia laboral que han adquirida tras años de trabajo en la empresa familiar dedicada a la restauración y elaboración de carrocerías para autobuses, estos jóvenes crearon su propio automóvil al que llaman "Lorn Horn".

Contrario a la sencillez que los caracteriza, este prototipo tiene características complejas; siendo este producto quien hoy les hace visualizar nuevos proyectos pero ya enmarcados de su propia empresa.

Con un diseño futurista este es un vehículo cuya velocidad alcanza los 120 kilómetros por hora, el cual tiene un motor y chasis especial.

El proyecto de creación de sus propios autos nace en el negocio de la familia: "Hacemos estructuras para autobuses de pasajeros; esto es lo que nos aventaja para aprender a soldar, unir piezas, y conforme este trabajo hemos aprendido a manejar más piezas y materiales para la elaboración de un automóvil que lleva mucho más trabajo". 

"Esto nos ha ayudado a saber usar las herramientas y buscar máquinas más eficientes que en un futuro nos pueda servir y no tener el trabajo pesado de unirlos con nuestra manos, contar con máquinas de ensamblaje", indicó José.

Su carácter personal los define no sólo su forma de ser sino también la manera en que realizan su trabajo; José de 27 años señala:

"A mí me gusta hacer las cosas de forma rápida, prácticas y que tengan una buena resistencia y durabilidad y tiempo de vida".

Por su parte Ricardo de 22 años se reconoce: "A mí me gusta que salgan las cosas perfectas, sin detalles, tengo más paciencia para elaborar el trabajo siendo más preciso y que no tenga ninguna falla".

Entre los dos hermanos se integra un complemento y se hace un trabajo exitoso, favorable y funcional.

Prueba de ello es el prototipo automotriz denominado "Longhorn 2014", creado por sus propias manos.

Contando con maquinaria y equipo especial para moldeado de láminas del negocio de su padre, tiene claves para abrir distintos espacios para el resguardo de accesorios en el interior en el que se puede dar cabida a cuatro personas.

Cuenta además con faros de luces que se resguardan en espacios ocultos activados con un dispositivo manual; prototipo que está en vistas de registro.

Esta creación ha llamado la atención no sólo de aquellos que lo ven circular por las calles de la Comarca Lagunera. Han recibido propuestas de compra o intercambio por modelos de lujo de marcas reconocidas.

"No lo venderemos, es parte de nosotros porque nosotros lo creamos, lo diseñamos, es difícil desprenderse de él, porque es creación nuestra", coincidieron los dos hermanos.

Pero el camino para llegar a Long Horn no ha sido fácil. Comenzando a trabajar desde los 17 años, José y Ricardo recuerdan que el primer prototipo que realizaron fue hace seis años, en que diseñaron un automóvil todo terreno, mismo que fue vendido de inmediato.

"El primer diseño fue un carro tipo boggie para todo terreno, fue hace seis años", recuerda Ricardo. En tanto que José señala que su padre los ayudó con este primer esfuerzo. Con su camioneta, se enseñaron a restaurar y a modificar.

"Fue allí cuando hicimos consiente la posibilidad de poder inventar. "Empezar de cero fue la manera en que nos dimos ánimos de comenzar este camino, tardarnos bastante tiempo, pero nunca pensamos que nuestro trabajo pudiera ser tan reconocido", indicó José.

Aunque ambos tienen participación directa en los proyectos, el trabajo de diseño recae precisamente en José: "Se diseña primero. Luego al momento de terminar el diseño, sobre la marcha de realizan modificaciones de detalles".

"Se ve la practicidad, el diseño aerodinámico, sobre el trabajo se va viendo el diseño; se ven resistencias, estabilidad, entre otros aspectos", asegura.

"Viendo el funcionamiento de otros autos, es como se da uno cuenta de las necesidades que implica el diseño del auto. Es más lo que vas experimentando, más que el programa".

Sin contar con una carrera profesional previa, indicó que hay programas de cómputo que indican la forma en que se realizan estructuras, donde implementar más resistencias, puntos de apoyo para soldaduras.

"Lo que nos ayuda a nosotros, es que visualizamos de donde hace más fuerza, donde tiene más movimiento, donde va la carga y como se va a desplazar, sin necesidad de tanto uso de programas o software".

Por tradición el trabajo en las empresas familiares conlleva en muchos casos dificultades por conflicto de interés.

Sin embargo en el caso de José y Ricardo, pareciera que el trabajar juntos genera una buena combinación y complemento de ideas:

"Las barreras se las crea uno, para alcanzar nuestros objetivos no hay límites, puedes llegar a concretar algo a pesar todo. Las cosas no se hacen solas, hay que esforzarse, aunque tengas recursos que te respalden", señala José.

Aunque para desarrollar los proyectos que han alcanzado hasta este momento no han tenido apoyos gubernamentales, están abiertos a recibir orientación, capacitación y financiamiento para otros proyectos que ya tienen en mente, considerando que aseguran, ofrecerá un gran beneficio para la sociedad.

Saben que las cosas no se hacen de la noche a la mañana, pero como coinciden José y Ricardo, "de todo se puede aprender algo, y aunque el trabajo ha implicado sacrificios, resulta más satisfactorio el lograr concretar un proyecto de forma positiva", aseguraron.