Hermanos matan a joven por viejos problemas

El joven fue llevado a la cínica para ser atendido de heridas de bala.
El jóven no alcanzó a llegar a la clínica para ser atendido
El jóven no alcanzó a llegar a la clínica para ser atendido (Imelda Torres)

Ciudad Valles

La tranquilidad de un poblado del municipio de Tamasopo se vio trastocada por el terrible asesinato de un joven la tarde de este sábado y es que por problemas que ya tenían, los azares del destino hicieron que se encontraran y nuevamente se enfrentaran, pero esta vez la historia tuvo este desenlace fatal.

Esto ocurrió en la comunidad El Aguacate de la delegación Damián Carmona de este municipio caracterizado por ser uno de los que tienen mayores atractivos turísticos en la Huasteca.

Eran unos minutos antes de las tres de la tarde cuando el director de la Policía Municipal, Esteban Yáñez Garnica recibió una llamada en su teléfono celular. Se trataba de la señora María del Sagrario Cerda Salazar quien entre sollozos y desesperación, le explicaba que poco antes, en las canchas del lugar habían baleado a un joven del poblado y en ese momento su esposo lo llevaba a la clínica para que lo atendieran.

La unidad en la que lo llevaba era una camioneta Ford F150 blanca, modelo 2002 cabina y media, con placas TC 0248P.

El comandante reportó de inmediato a la Policía Ministerial y con sus elementos se trasladaron al sitio de los acontecimientos.

Al llegar ya estaba un buen número de pobladores alarmados y entristecidos por los hechos.

En la caja de la camioneta estaba el cuerpo de José Luis González Martínez, de 22 años de edad, a quien minutos antes habían intentado salvarle la vida pero no resistió y el hombre que lo llevaba a que lo atendieran optó por regresar de donde lo había levantado cuando se dio cuenta en el camino que ya no respiraba.

Algunas personas que dijeron haber visto todo, señalaron que el hoy occiso se encontraba tranquilamente comiéndose unos tamales al lado de las canchas de basquetbol, en la plaza del poblado, cuando en eso pasó un hombre identificado como Salomé Acuña Medina en un vehículo Nissan Tsuru gris con placas de la UCD. Al verlo, el joven que comía se paró y tomó un machete que tenía en una camioneta Ford Ranger, lo siguió y le dio de tajos a los vidrios laterales del lado del copiloto, logrando herir a Salomé.

Enfurecido, este se fue del sitio, pero regresó de inmediato y armado, disparándole a quemarropa durante ocho ocasiones. Herido, se desvaneció al tener un impacto en la parte izquierda superior del abdomen y la bala fue certera pues fue con la que murió, ya que aunque disparó en varias más ocasiones, ya no dio blanco en su cuerpo tirado.

No conforme con verlo agonizante, el hermano de Salomé, Martín fue a donde estaba y lo cintareó con un machete, además de patearlo a pesar de que ya no se movía.

Salomé resultó herido por los tajos que le dio el hoy occiso con el machete, uno en la frente y otro en una mano, pero así pudo huir junto a su hermano del lugar, sin que nadie pudiera detenerlos.

Fue hasta que llegaron los agentes cuando supieron cómo habían ocurrido los hechos, que iniciaron la búsqueda de los presuntos, encontrando a uno de ellos, a Tomás quien estaba en su casa en el mismo poblado.

Ahora pagará con prisión lo que hizo, mientras que hasta la noche del mismo sábado, su hermano seguía siendo prófugo de la justicia.