“Hechos de violencia no frenan nuestros estudios”

Aspirantes a continuar sus estudios profesionales en la Facultad de Medicina hacen largas filas para obtener su ficha.
La entrega de fichas comienza este lunes, desde ayer se aprecia larga fila.
La entrega de fichas comienza este lunes, desde ayer se aprecia larga fila. (Jesús Jiménez)

Madero

Cinco de la mañana, comenzaban a enfilarse los primeros aspirantes a la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, campus Tampico. 

Aunque la entrega de las fichas se tiene prevista para este lunes, desde la madrugada del domingo, algunos alumnos llegaron solos, otros acompañados de sus padres, pero la meta es obtener un espacio para presentar el examen y cumplir su deseo de estudiar Medicina.

Sin importar el riesgo que representa pernoctar en la calle, debido a los problemas de inseguridad, hasta las 13 horas ya estaban formados más de 150 estudiantes, no obstante solicitaron que las autoridades correspondientes enviaran seguridad y protección ya que pasarían la noche en la banqueta que colinda con la UAT, sobre el bulevar Adolfo Lopez Mateos y hasta la mañana del lunes para alcanzar un espacio y poder presentar el examen de admisión a la facultad. 

La señora, Cristina Pérez, residente en el municipio de Altamira acompañó a su hija Sofía Hernández de 18 años, señalaron que pese a los hechos de violencia registrados en la zona tomaron la decisión de formarse desde la noche del sábado.

“No podemos permitir que los hechos de violencia obstaculicen nuestros estudios, pero estamos atemorizados y pedimos que las autoridades nos envíen seguridad, queremos estudiar Medicina, somos los futuros médicos y aquí estamos listos para obtener la ficha, presentar el examen para poder ingresar a la universidad y seguir estudiando, continuar con la vida de manera normal, no se vale que estén pasando este tipo de hechos”, señalaron.

La joven estudiante, expuso que se mantendrá al exterior del centro universitario, en virtud de que este lunes iniciará la entrega de fichas y no pueden permitirse dejar de estudiar, lo que siempre ha querido, poder cumplir su sueño de ser doctora y poder ayudar a los demás.

“Pero sí hacemos un llamado a la autoridad para que durante lo que resta del día y durante  la noche del domingo mantengan vigilada esta parte del boulevard”.

La banqueta sirvió de silla, el puente peatonal que se encuentra sobre el bulevar de sombra para los jóvenes, el sitio se convirtió en reunión familiar; ahí desayunaron y comieron, llevaron sombrillas, almohadas, jugos, refrescos, pues la espera sería larga.

Entre los integrantes de una familia, se turnaban para descansar, otros para ir al baño, a comer, las condiciones no representaron ningún tipo de obstáculos, los jóvenes y sus familias no se movieron y hasta el lunes se mantuvieron a la espera de ingresar a la facultad.  

“Sabemos que cada año, ha sido lo mismo, pero este con la diferencia bien marcada, los hechos de violencia, pero si ha habido bastante movimiento de jóvenes aspirantes y creo que hay bastante interés de ingresar a Facultad de Medicina porque es realmente muy difícil, principalmente hay que cumplir los requisitos que es algo muy importante”, añadió.