Mia Hamm y George Weah con la esperanza en los pies

La ex campeona de Estados Unidos es la primera mujer en ser investida y Weah es el primer liberiano en recibir la distinción.
La ex campeona del mundo.
La ex campeona del mundo. (Arturo González)

Pachuca

A los cinco años, la vida de Mia Hamm y George Waeh era diferente. Ella jugaba futbol en los campos de Alabama con el único objetivo de anotar goles; él, salía a la calle a patear el balón con sus amigos como una muestra de esperanza en medio de una Libia azotada por la guerra.

Ahora, el destino los unió al ser parte de la generación 2013 del Salón de la Fama de Futbol Internacional, siendo Hamm la primera mujer en ser investida y Weah en ser el primer liberiano en recibir ese honor.

“Cuando tenía cinco años yo no pensaba en cosas como estar en el Salón de la Fama, lo único que me importaba era anotar goles. A mí me inspiraba estar ahí, estar jugando y ser mejor cada día.

“Me siento muy honrada, muy orgullosa de este premio, ser la primer mujer es un gran honor y espero que sea el primer paso para que más mujeres sean reconocidas”, dijo la estadounidense en conferencia de prensa antes de entrar formalmente al recinto de los inmortales ubicado en Pachuca, Hidalgo.

La generación 2013 está compuesta por Hamm, Weah, Paolo Maldini, Velibor “Bora” Milutinovic, Jorge “Mágico” González, Luis Fernando Tena, Alfredo Tena, Rafael Garza Gutiérrez, Adalberto López y  Renato Cesarini.

Retirada hace 10 años, Hamm es considerada por algunos especialistas como la mejor futbolista de la historia y su paso por el balompié estadounidense sirvió para aumentar la popularidad del deporte en su país, esto con logros como campeona del mundo, medalla de oro en los Juegos Olímpicos y varios títulos locales.

“Si bien hay deportes más populares como futbol americano, beisbol y basquetbol, cada vez (el soccer) está creciendo más, hay más niños jugando, poco a poco cada vez más gente lo toma como un deporte popular lo cual lo hace más grande en mi país”, dijo Hamm quien reconoció a Michelle Akers, pionera del futbol femenil en su país.

Por su parte, George Weah agradeció que el Salón de la Fama reconozca su trayectoria, pues el futbol es mucho más que un deporte en su vida, significa esperanza ya que gracias a esta actividad pudo trascender internacionalmente cuando su destino parecía condenado a la guerra y pobreza.

“Es un gran honor estar aquí, agradezco a mi familia, a mis abuelos, a mis padres que siendo un niño que jugaba en las calles me apoyaron.

“Cuando estábamos jugando en las calles nadie pensaba en que saliéramos de ahí, para mí el futbol es esperanza. Durante mi niñez mi país estuvo en guerra y ser profesional era un sueño eso era lo que me impulsaba cuando era niño”.

Junto a Hamm y Weah estuvo presente en la conferencia de prensa el ex defensa italiano Franco Baresi, campeón del mundo en 1982 y miembro del Milán de principios de los 90, considerado como uno de los mejores equipos de la historia.

“Es un gran honor ser parte del Salón de la Fama. Estoy agradecido de estar aquí, pero es una lástima que no esté Pablo Maldini quien fue uno de mis más grandes compañeros, pero aún así estoy muy orgulloso de pertenecer a esta generación pues es uno de los logros más importantes de mi carrera”, refirió el italiano.

Integrante del Milán que arrasó en Europa hace dos décadas, Baresi admitió que hay otros grandes equipos a lo largo de la historia como el Barcelona de Messi, el Bayern Munich de Franz Beckenbauer, entre otros, pero ellos, con la conducción de Arrigo Sacchi lograron marcar su nombre en la historia.

“El Milán de los 90’s tuvo un gran nivel con una gran filosofía, y el club adoptó una serie de cambios muy importantes con la llegada de Arrigo Sacchi, la cultura de este equipo es la de ganar, con una filosofía deportiva y eso se reflejó en grandes jóvenes”, mencionó quien también fuera subcampeón del mundo en 1994 quien lideró una de las defensas más aguerridas de la historia.