"Las Catrinas" son las favoritas en La Laguna

El disfraz ornamental o de protección ha ido evolucionando de maneras espectaculares a lo largo del tiempo y Halloween es la fecha ideal para poder ser un personaje distinto.
Los niños se disfrazan para divertirse en sus fiestas temáticas.
Los niños se disfrazan para divertirse en sus fiestas temáticas. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Aquellos tiempos en los que se le hacían agujeros a una sábana para parecer fantasma ya pasaron. El disfraz ornamental o de protección ha ido evolucionando de maneras espectaculares a lo largo del tiempo.

Se pueden mencionar los de fines del siglo XIX y principios del XX, muy perturbadores, porque los niños hacían máscaras de papel maché, horrorosas, pero que en sus tiempos eran un simple accesorio. Ver esas fotos remueve temores muy intensos.

"Los disfraces que más hemos vendido han sido el de Catrina, zombies, piratas y Star Wars. Para niños y adultos. Las Catrinas están muy de moda".

Rebeca labora en una popular tienda de disfraces ubicada en bulevar Independencia, que está abarrotado en estos días y que al exterior tiene un enorme y bonito gato negro de adorno.

La tienda se pone en temporada, pero tienen una sucursal en Paseo del Tec que está todo el año. Hay gran surtido de disfraces, de todo lo que uno no se pueda imaginar.

Por ejemplo los de Star Wars que llegaron muy bonitos y que se han vendido bastante bien ante la próxima premier de una nueva película. Cuentan con accesorios como las pelucas y artículos diversos, maquillaje, y desde luego la vestimenta.

"Yo creo que a algunas personas les gusta vestirse por la moda, o simplemente por que quieren verse diferentes".

Hay para bebés, para adultos incluso algunos medio cachondos y hasta silicones de pechos y de pompas, por si les sirve el dato.

Hasta para mascotas tienen. Y otro buen negocio es el de renta de estos atavíos, cuyo precio oscila entre los 200 y los mil 200 pesos, aunque ya tienen pocos. De venta, se puede conseguir un disfraz desde los 300 pesos y hasta los 1,500 muy elaborado.

Incluso hay servicio de maquillaje, que desde luego, el más buscado es de Catrina. Rebeca menciona algo interesante.

Si bien hay mercado para estos productos, en este año, ella cree que la gente se ha volcado por que ya hay más lugares para poder salir, como discos, bares o antros, donde hay concursos y hasta buenos premios, por lo que algunos invierten para ganar.

"Si me quiero disfrazar, pero no se de qué. Como los veo todo el día y todos los días, todos se me antojan", señaló.

Y vaya que tienen variedad. Se encuentra uno por ahí desde las máscaras tipo carnaval veneciano, hasta trajes de Jesús, de doctor, de Trump, de nerd y hasta de mariguano.

En las sex shops se encuentran los disfraces de adulto por excelencia. Una de estas negociaciones ubicada en la Morelos, abrió sus puertas y mostró lo que tienen para estas fiestas paganas con toque lagunero de Halloween.

Alejandro labora aquí. Indicó que les ha afectado un poco lo de las obras en la Morelos, pero si han tenido un poco más de movimiento que en un mes normal.

"Aquí los confeccionamos. Traes tu idea y aquí los hacemos. Un disfraz sencillo te va a salir en unos 250 pesos, y uno muy elaborado puede salirte en 2 mil pesos hasta 3 mil", comentó Alejandro.

Los favoritos de los clientes masculinos para sus novias o esposas, son los de colegiala y enfermera. Ellas para estas fiestas buscan de reinas, princesas o brujas.

Para los hombres, el más exótico que tuvieron fue de uno que se quiso vestir de Gloria Trevi. Que horror.

Pero tienen en exhibición uno de tarzán, un calzón atigrado muy sensual y también cuentan con uno de gladiador romano. En los aparadores, muy bien decorados, tienen uno de Maléfica y uno de la Reina Malvada.

"Creo que a la gente le gusta disfrazarse con prendas de estas en lo sexual, para poder cumplir sus fantasías. Son un fetiche. Es algo que buscan para satisfacción".

También los rentan. Ya no hay disfraces disponibles, pero son trajes más elaborados y finos, lucidores, que pueden ir desde los 700 pesos y no sólo para el Halloween, sino también para el famoso "palloween".

Finalmente, en los cruceros también hay venta. Un amable joven que ya está preparado con su camisa con costillas de plástico visibles y con maquillaje en su mano, atiende en las inmediaciones de Cuatro Caminos.

Aquí los precios son más económicos, pero las máscaras y vestimentas efectivos. Desde 60 pesos se puede conseguir una horripilante y calurosa máscara de lobo o de Scream. Los trajes de Catrina, muy populares, andan por los 350 pesos.

También tienen accesorios y pelucas. Otro disfraz muy vendido es el de calavera, tipo mameluco negro con huesitos resaltados en blanco, sobre todo para los niños. Hay de brujas, con todo y sombreros, de vaqueros, de piratas.

Pero si de cualquier modo usted desea seguir con los clásicos, le puede salir más barato agarrar la sábana de la cama y ponerle los agujeros respectivos para no caerse con el ruedo, como lo dijimos al principio. O bien, optar por la sofisticación de estos tiempos.