“Halloween tiene por objeto adorar a seres demoniacos”

Juan Aguilar, de la Arquidiócesis de Tulancingo, explica que disfrazar a infantes de demonios o brujas los aleja de Cristo.
Asistir a misa.
Asistir a misa. (Héctor Mora)

Pachuca

Este fin de semana se celebra el Día de Todos los Santos, día que no tiene que ver con Halloween pues éste último tiene un origen anglosajón cuyo objetivo es la adoración de seres demoniacos, explicaron representantes de iglesias católicas y evangélicas.

El moderador de la curia de la Arquidiócesis de Tulancingo. Juan Aguilar Vázquez, dijo que en el calendario católico no existe Halloween, por lo que recomendó tomar la fecha para recordar a los seres queridos que ya fallecieron.

Añadió que disfrazar a niños de demonios o brujas los aleja de las enseñanzas de Jesús, pues es fomentar la maldad al hacer apología de estos seres que no tienen que ver con la fe católica.

“Digamos que se quiere tomar por un sentido de broma, a la ligera, como si fuera algo que no merece respeto, cuando es todo lo contrario, es un acto de fe hacia las personas que por cualquier circunstancia ya no están con nosotros”, comentó.

Aguilar Vázquez dijo que la mejor manera de recordar a los difuntos es por medio de la oración diaria y la misa, prácticas que debe recordar el buen católico por encima de festividades de otras partes del mundo.

Por su parte, el presidente del Colegio de Ministros del Estado de Hidalgo, José Refugio Noguera Escobedo, afirmó que para los cristianos ni siquiera hay una festividad para recibir a las almas de los difuntos, pues estas están en el otro mundo en espera de la venida de Dios.

“(Halloween) es una fiesta inglesa que significa víspera de todos los santos. Ésta es la fiesta de las cosechas, del 31 octubre, es la fiesta de todos los brujos, esa noche se disfrazan para realizar alguna representación”, explicó.

Con una antigüedad de 2 mil años, Halloween representa la muerte de las plantas y el regreso de las almas de ultratumba que no tiene que ver con los humanos, sino de otros seres, de seres  demoniacos según los cristianos.

“Es muy malo que estas fiestas contaminen y perviertan la fe de las familias, derivándose así muchos problemas que ya todos conocen, hay bastantes necesidades. Sin darnos cuenta estamos abriendo una puerta a lo contrario al Señorío de Cristo, quien es el dador de una vida con propósito”.

Noguera señaló que la mejor manera de recordar a los difuntos es por medio de la oración, pues de esa manera se rinde tributo tanto a ellos como a Dios.

“Desde hace mucho tiempo la gente tiene la creencia que los espíritus vienen, por eso se va a los panteones a recibirlos pero la Biblia enseña que los muertos no vienen”, finalizó.