Hallan una tonelada de desechos de hospitales

En seis años la Profepa descubrió mil 114.3 kilogramos de residuos peligrosos biológico infecciosos y clausuró temporalmente a la única empresa certificada para el manejo de esta basura.
Pasan por alto tiraderos tóxicos, pues hasta el momento no se ha fincado responsabilidades a nadie.
Pasan por alto tiraderos tóxicos, pues hasta el momento no se ha fincado responsabilidades a nadie. (Especial )

Tampico

En seis años la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) de Tamaulipas, descubrió mil 114.3 kilogramos de Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI) en tiraderos clandestinos de Gómez Farías, Victoria, Madero y Altamira.

Además, clausuró a la única empresa certificada para la disposición final de dichos residuos y le impuso una sanción económica.Se trata de la única empresa que incinera RPBI en la entidad que está certificada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), lo que consta en el link http://tramites.semarnat.gob.mx/index.php/empresas-autorizadas.Esta empresa se ubica en Altamira y actualmente, hace más de un año que la Procuraduría no la inspecciona.

El informe denominado “Acciones en tiraderos clandestinos”, proporcionado por la Jefatura de Atención Ciudadana y Comunicación Social de la Procuraduría con sede en la Ciudad de México, precisa que el 4 de marzo de 2009 se levantó un expediente a nombre de Técnicas Especiales de Reducción de Altamira SA de CV (Tersa), ubicada en carretera Tampico-Mante kilómetro 25, Brecha el Chocolate kilómetro 1.1, procedimiento que concluyó hasta el 31 de julio de 2012 con una multa por 900 días de salario mínimo por un total de 56 mil 97 pesos.

La tarjeta informativa proporcionada a MILENIO Tamaulipas detalla que “durante la substanciación del procedimiento en fecha 13 de mayo de 2009 se llevó a cabo la clausura del sitio visitado como medida de urgente aplicación”. En menos de un mes, 3 de junio de 2009, la dependencia levantó los sellos de clausura impuestos para que Tersa llevara a cabo las medidas correctivas ordenadas.Dos años después, el 13 de abril de 2011, la Profepa hizo una visita de inspección a  transportista de RPBI y le abrió un expediente a Tecnologías Ecológicas de Reducción de Altamira SA de CV, aunque en la visita de inspección no se detectaron irregularidades.

Cabe precisar que ambas empresas están ligadas. En el currículum a nombre de Tecnologías Ecológicas se puntualiza que “con el claro objetivo de consolidarse en el mercado del Noreste de México en materia de Residuos Peligrosos, se toma la decisión de separar la parte relacionada al tratamiento de los residuos en nuestra Planta de Técnicas Especiales de Reducción de Altamira (Tersa Altamira Planta) para crear otra empresa que se enfoque en la parte logística, las ventas y el servicio a clientes en una compañía subsidiaria que hemos denominado Tecnologías Ecológicas de Reducción de Altamira, S.A. de C.V. (Tecnologías Ecológicas - Tersa Altamira Transportes)”.

El 26 de mayo de 2007 el ex presidente del Frente Popular y Campesino “Francisco Villa”, Ausencio Eng Miranda (q.e.p.d.), aseguró que llevaban un año investigando denuncias de pobladores de las colonias Alejandro Briones “El Chocolate” y Revolución Obrera, es justamente en el primer sector donde se ubica la incineradora de Tersa.

Actualmente, el jefe de la oficina regional de la Profepa, Daniel Gómez Hernández, no recordó la última ocasión en que Tersa fue verificada por la Procuraduría, pero reconoció que detectaron irregularidades menores por las que se le dictaron una serie de medidas que fueron cumplidas.

“En este momento que le diga que hemos hecho una revisión en estos días no ha sido...no recuerdo, la fecha no lo recuerdo, probablemente el año pasado o inclusive antes porque cuando se abre un procedimiento puede durar mucho tiempo, es una empresa a la que se le hace una visita de inspección y se le lleva el procedimiento que puede durar cierto tiempo”, detalló.

Comentó que la revisión puede tomar desde un día, dos, o se puede extender hasta cuatro. Sobre las observaciones presentadas el funcionario aseguró que no fueron graves, aunque no supo precisarlas.

DOBLE INHABILITACIÓN                              

Técnicas Especiales de Reducción de Altamira fue inhabilitada por la Secretaría de la Función Pública (SFP) durante 2 años cuatro meses (hasta el 18 de abril de 2013), lo que consta en el expediente PISI-A-TAM-NC-DS-0782/2007En una circular publicada el 17 de diciembre de 2010 en el Diario Oficial de la Federación (DOF), se “comunica a las dependencias, Procuraduría General de la República y entidades de la Administración Pública Federal, así como a las entidades federativas, que deberán abstenerse de aceptar propuestas o celebrar contratos con la empresa Técnicas Especiales de Reducción de Altamira, S.A. de C.V”.

En el caso de los contratos detalla que son en las materias de adquisiciones, arrendamientos, servicios, obras públicas y servicios relacionados con las mismas y precisa que dicha inhabilitación subsistirá “hasta el día en que realice el pago de la multa impuesta por esta autoridad, aun y cuando el plazo de inhabilitación se haya cumplido”.

El procedimiento está firmado por el entonces titular del área de Responsabilidades del Órgano Interno de Control en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Eduardo J. Viesca de la Garza. Sin embargo, para el 15 de marzo la empresa con oficinas en Tampico ya participaba en una licitación lanzada por el Hospital Regional de Pemex para la “recolección, transporte, tratamiento y disposición final de Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos y Residuos Peligrosos Industriales” del hospital, clínica, consultorios periféricos y consultorios internos de la terminal marítima.

Pero el hospital descalificó su propuesta, luego de que la empresa cumplió con los seis puntos que estipuló la convocatoria, entre ellos la autorización de Semarnat para operar.

En cambio fueron contratados los servicios Tecnologías Ecológicas de Reducción de Altamira, para el mismo fin, a pesar que solo se dedica al transporte de RPBI y no a la incineración.Al respecto, Daniel Gómez señaló que “nosotros solo vemos la parte ambiental, ese otro asunto no lo conocemos, cada quien tiene sus acciones”.

AUTORIZACIÓN CON VIGENCIA INDEFINIDA

A pesar de las irregularidades que ha mostrado en su operación, Tersa cuenta con una certificación de vigencia indefinida de parte de la Semarnat, lo que consta en el permiso 28-38A-PS-VII-03-2002, año en que entró en vigor la NOM-087-ECOL-SSA1-2002 que estable el manejo adecuado de los RPBI.Tersa es una de las cuatro empresas a nivel nacional que cuenta con una certificación “indefinida” por parte de Profepa, las otras están tres están ubicadas en Hidalgo (Tepeji del Río), Estado de México(Lerma) y Yucatán (Mérida). Opera bajo el permiso de Semarnat 28-38A-PS-VII-03-2002.

La incineradora de RPBI más cercana al estado se localiza en Nuevo León y se llama Proactiva Medio Ambiente.

Entre los clientes de Tersa  figuran Cemain (desde hace 15 años), la Secretaría de Salud del estado, el IMSS (almacén delegacional), Centro Médico Internacional (Matamoros), Sanatorio Alijadores (Tampico), Laboratorios Lister (desde hace 15 años) y el Hospital Regional de Pemex (Madero), éste último cuenta con una certificación de Calidad Ambiental por parte de Profepa que recibió en 2013 y tiene vigencia hasta 2015.

En cuanto a empresas de almacenamiento de RPBI solo hay una en la entidad, se trata de Materiales y Servicios Ecológicos SA de CV, localizada en Matamoros y tiene una capacidad de 60 mil toneladas.

Almacena residuos patológicos, punzocortantes y líquidos. Opera bajo la autorización 28-22-PS-11-19-11 y tiene permiso hasta 2021.