Hacen de la “voluntad” económica requisito para ingresar a la escuela en Tlajomulco

Una primaria en el fraccionamiento Chulavista pide el pago de una aportación y guía de estudio como requerimiento de inscripción.
Documento que solicita la cuota voluntaria como uno de los requisitos de inscripción para el siguiente ciclo escolar.
Documento que solicita la cuota voluntaria como uno de los requisitos de inscripción para el siguiente ciclo escolar. (Víctor Hugo Ornelas)

Guadalajara

Todavía no concluye el ciclo escolar y algunas escuelas ya comienzan a hacer cobros para el próximo año estudiantil.

Así lo señalan padres de familia del fraccionamiento Chulavista cuyos hijos acuden a la escuela primaria 8 de septiembre y que desde este martes hacen fila en la dirección para pagar la llamada cuota voluntaria que les solicitan como uno de los requisitos de inscripción para el siguiente ciclo escolar.

Los padres recibieron un documento en el que la institución educativa agradece “El apoyo brindado durante este ciclo escolar (2013 - 2014) a favor de la educación de sus hijos”, posteriormente solicitan el “apoyo” para el siguiente periodo 2014 – 2015, cargo que según el propio documento lo dice, es un “requerimiento para inscribir a los alumnos”.

La molestia de los padres es que se condicione la educación de sus hijos al pago de cuotas que abarcan un periodo que aun no empieza, gasto que además, los padres mencionan no tener previsto y el plazo para cubrirlo es esta misma semana, depende del grado al que se pretende ingresar al estudiante, pues se asignó un día de la semana para los de primero y segundo, otro para tercero y cuarto grado y un último día para aquellos de quinto y sexto.

Se les solicita también el pago de “Una guía de estudios que incluye los exámenes de todos los bimestres”, indica el documento; cabe señalar que la escuela brinda la “facilidad” de entregar el pago de la guía de estudios en dos emisiones y así “facilitar la compra” de la supuesta guía de estudios que tiene un valor mayor a los 200 pesos.

Ante el temor de perder la oportunidad de inscribir a sus hijos al siguiente año escolar, los padres hicieron fila para pagar la aportación voluntaria y de paso establecer las fechas en que cubrirán el costo de la llamada guía de estudios, que no es otra cosa que una recopilación de los temas que los niños se supone abordarán en clases.