Hacen de ríos una opción peligrosa

Posesionarios aun buscan en márgenes.
Hay familias que se resisten a la reubicación.
Hay familias que se resisten a la reubicación. (Raúl Palacios)

Monterrey

De entre las zonas más riesgosas para vivir se encuentran las aledañas a los ríos, sin embargo también han sido las favoritas de los posesionarios a lo largo de varias décadas en la ciudad.

En los años 80, los márgenes del río Santa Catarina fueron la primera elección, pero la fuerza del huracán Gilberto en 1988, provocó incontables pérdidas humanas y materiales, y aunque en un principio se reubicó a una gran cantidad de personas, sigue habiendo rezagos.

Comunidades completas, principalmente de migrantes indígenas, fueron llevadas a los municipios de Juárez y Escobedo.

Sin embargo, en otros rumbos de la mancha urbana, asentamientos irregulares se consolidaban, principalmente en Monterrey y Guadalupe, a los márgenes del río La Silla.

Tal es el caso de La Condesa y San Ángel Sur, donde existen 77 viviendas en las cuales habitan 125 familias.

Luego del desastre que trajo tras de sí el huracán Alex, se conformó un grupo interinstitucional integrado por el municipio de Monterrey , Conagua, Sedesol federal, Protección Civil del Estado, el Consejo Estatal de Reconstrucción de Nuevo León y Fomerrey, para sumar esfuerzos y poder reubicar a éstas personas de la zona de alto riesgo.

Sin embargo hasta el momento no se ha concretado la movilización de todo el grupo de personas.

En el otro extremo del área metropolitana, se encuentran localidades al margen del Río Pesquería, particularmente sobre la conocida como avenida La Nueva Puentes, en Escobedo.

Allí, un total de 54 familias deben ser reubicadas al encontrarse en una zona considerada de alto riesgo.

Entre ellas se encontraban hasta el 2010  59 adultos, 5 jóvenes y 49 niños, por lo que se trata de una comunidad reciente.