En el HGR esperan su turno en la banqueta

En la entrada del Hospital se ve a la gente en sillas que ellos llevan, sobre cobijas en las que se quedan dormidos durante la espera o bajo cornisas, resguardándose del agua.
En esta época de frío ha aumentado el número de pacientes con enfermedades respiratorias.
Los familiares de los pacientes que acuden al Hospital General Regional tienen que esperar bajo la lluvia o resguardarse en las cornisas. (Arturo Andrade)

León, GTO.

Familiares de los pacientes que se encuentran en el Hospital General Regional han tenido que aguantar las bajas temperaturas en la calle ya que no se les permitió el ingreso al edificio pese a la lluvia a que se registró ayer durante la mañana y tarde.

Desde temprano, las personas se instalaron en una zona ubicada al lado de la puerta principal del hospital en la que se encuentran bancas de lámina y techos de fibra.

Al mediodía, algunos visitantes levantaron cartones y colchas del pasillo principal luego de que se convirtiera por 10 horas en un dormitorio improvisado ante una temperatura de 6 grados Celsius y una lluvia que duró toda la noche.

En punto de las 3 de tarde al menos 8 familias esperaban una repuesta sobre el estado de salud de sus enfermos.

Todas las personas mostraban rostros de angustia en espera de alguna noticia y con bebidas calientes en mano trataron de combatir el frío y la lluvia que cayó por 40 minutos sobre la calle 20 de Enero.

Ante la lluvia vespertina, las personas se cubrieron con lo que encontraron a su paso, periódicos viejos, cartones o plásticos, otras se movieron a los comercios aledaños sin perder de vista los avisos de los guardias que de manera esporádica mencionaban el nombre de los pacientes para dar aviso a sus acompañantes.

"Los guardias no están dejando pasar, sólo a los que tienen un pase, los demás nos tenemos que esperar aquí", comentó una joven.

" Pues ya en un ratito me dan de alta a mi cuñado, venimos de Las Joyas, se sintió mal, ya me lo atendieron y ya nos vamos, de aquí ya no nos movemos", añadió otra mujer mientras abría un paraguas para cubrirse de la lluvia.

Para otra familia la lluvia y el frío no significó nada y abrazados entre ellos comenzaron a rezar un Rosario para pedir la pronta recuperación de un joven que se encontraba internado en el Hospital General Regional.

Entre los asistentes también se encontraban niños que entre sollozos demandaban a sus madres un lugar más acogedor para esperar a que terminara de llover, por lo que los llevaron al albergue que se encuentra frente al hospital por una bebida caliente o alimento.

Después de las 6 de la tarde, nuevamente los familiares comenzaron a colocar cartones y colchas, prepararon bebidas calientes y ropa gruesa para disponerse a pasar otra noche afuera del Hospital.