Ciclistas despiden a ‘Don Gus’

Gustavo promovió entre los jóvenes el ciclismo no sólo como un deporte, sí no también como una alternativa para que niños y adolescentes.

Guadalajara

Alrededor de 1000 ciclistas acudieron a la funeraria Recinto Guadalupe, para darle el último adiós a Gustavo Berlanga, quien murió atropellado por un vehículo cuando circulaba en su bicicleta por Zapopan. 

Carpintero de profesión, ciclista por vocación "Don Gus", perdió la vida arriba de la cosa que más amo, su bicicleta, cuando regresaba de trabajar de su taller de carpintería, ubicado en la colonia El Batán, a pocas cuadras de donde ocurrió el accidente.

Su amor por la bicicleta nació desde que era muy joven. Gustavo Berlanga, fue fundador de rodantes nocturnos, el grupo de ciclistas que por las noches invaden las principales calles de la ciudad.

Gustavo promovió entre los jóvenes el ciclismo no sólo como un deporte, sí no también como una alternativa para que niños y adolescentes no cayeran en las garras de la drogadicción. 

Esa labor fue reconocida recientemente por la Universidad de Guadalajara, quien le entregó un reconocimiento.

Los ciclistas llegaron a la funeraria al filo de las 22:00 horas, para rendir un homenaje a Don Gus, y su legado. 

El lema de los ciclistas del paseo nocturno es todos juntos llegamos y todos juntos nos vamos, y tras varios minutos de aplausos y porras a Don Gustavo, sus amigos se retiraron con la esperanza de que un día alguien llene el hueco que dejo en el grupo de bicicletas rodantes nocturnos su partida.