Guitarra y su hija, los acompañantes en cada canción

Damaris no deja de tocar su guitarra y cantar; está acompañada de su pequeña hija, quien en carriola observa el paso de peatones.
Damaris canta al lado de su hija.
Damaris canta al lado de su hija. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Aunque la calle Morelos está casi desierta a las 21:00, Damaris no deja de tocar su guitarra y cantar; está acompañada de su pequeña hija, quien en carriola observa el paso de los pocos peatones que hay a esta hora.

Damaris ha tocado en esta zona desde hace siete años aunque no de manera continua. Su familia está dedicada a la música, pero admite haber aprendido de forma autodidacta.

Asegura que desde niña le gustaba la música y cantar, aunque le daba pena.

“Aquí empecé a venir más temprano y, aunque no es continuo, tengo siete años viniendo”, explica Damaris, de voz grave.

Su repertorio incluye los clásicos del rock. Su voz le permite alcanzar la fuerza de Janis o el timbre característico de Alex Lora, cantante de El Tri.

Como el resto de los jóvenes ha tenido problemas con la policía, pues no se permite que se instalen músicos sobre Morelos, a menos que tramiten un permiso de estancia. Por eso, mejor se instala más noche donde la presión no es tanta.

“Pues aquí estás y compartes la música. Luego te llegan sorpresas como cuando una persona me dijo que venía algo preocupado pero escuchó la música y se sintió mejor. Eso es muy bueno escucharlo.

“Creo que ha habido un cambio, últimamente se esfuerzan más los chavos y se animan a cantar aquí. Hay músicos, artistas, creo que deben animarse”, apunta.