Reciben amenazas por denunciar maltrato animal

Anet Silveyra, presidenta de la asociación "Huellitas de Amor", manifestó que una persona quien dijo ser el diputado Guillermo Anaya, llamó y exigió que se retirara la denuncia en contra de su hijo.
Anet y sus colaboradores a veces no tienen con que soportar los gastos del albergue.
"Somos una asociación que protege a los animales, se protege la vida y no podemos quedarnos callados" (Milenio Digital)
Anet Silveyra, presidenta de la asociación "Huellitas de Amor" (Haide Ambriz Padilla )

Torreón, Coahuila

Anet Silveyra, presidenta de la asociación protectora de animales "Huellitas de Amor", manifestó que el día de ayer recibieron varias llamadas al teléfono de la asociación, comenta que ella no atiende personalmente este teléfono pero sus colaboradores le informaron de esta situación.

"El día de ayer una persona que se identificó como el diputado Guillermo Anaya, realizó una llamada a la asociación exigiendo que se retirara la nota", denunció la activista.

"La llamada telefónica es un acto de amedrentamiento, incluso de amenaza, no podría asegurar si se trató o no del político, yo no escuché su voz, pero que alguien te llame y se identifique como tal para exigir que se retire la denuncia y la nota, es muy raro".

Agregó que como defensores de los animales no pueden quedarse callados, aclaró que no hay ningún interés político detrás de esta denuncia, la cual corresponde a un acto de justicia hacia los animales.

"Somos una asociación que protege a los animales, se protege la vida y no podemos quedarnos callados", sostuvo.

La activista resalta que "si su gente dice que no fue así, que realmente explique el mismo Guillermo Anaya cómo fueron las cosas, qué fue lo que sucedió, porque es muy válido tener las dos versiones, ya que dicen que la nota es falsa. Hasta donde yo sé el señor aún no da declaración al respecto y pues si hay una versión de los hechos es muy válida escucharla".

La presidenta de "Huellitas de Amor" dijo que lo que le pase a ella o a la asociación a partir del día que se retomó la denuncia de crueldad animal, será responsabilidad del político coahuilense.