Guadalupe y Escobedo, los saldos más "feroces"

Compromisos contraídos por anteriores administraciones agobian a los gobiernos actuales y los orillan a renegociar con bancos.
Los munícipes han expresado que la situación ya es manejable.
Los munícipes han expresado que la situación ya es manejable. (Roberto Alanís)

Monterrey

La deuda del municipio de Guadalupe con la banca comercial y de servicios es la que más ha crecido porcentualmente en los últimos 5 años, al pasar de 378 millones de pesos en 2009 a 650 a noviembre del 2013, un total de 72 por ciento.

Esto posiciona al municipio en el decimocuarto lugar de la lista de los 15 ayuntamientos más endeudados del México.

Si bien a nivel estatal el monto no parece “asustar” a nadie al lado de los créditos que tienen la capital de estado o San Nicolás de los Garza, el monto de deuda, aproximadamente 650 millones, es el equivalente a prácticamente la mitad de lo que ejercerá como presupuesto total este año.

Las finanzas municipales comenzaron a complicarse desde octubre de 2009, cuando se reestructuró un crédito con el Banco Nacional de Obras y se adquirió la primera deuda con la banca financiera por 110 millones de pesos, bajo la presidencia municipal de José Juan Guajardo, quien fungió como encargado de despacho durante casi 8 meses, cuando Cristina Díaz Salazar dejó la silla para ir a sentarse en una curul federal.

El crédito con Banca Afirme, con vencimiento al 2019, creció 33 por ciento, una deuda que se manejó con pocas variables desde 2008, y que para diciembre de 2009, comenzaba su ascenso al pasar de 274 a 378 millones.

Pero fue en la administración de la actual senadora, Ivonne Álvarez García, cuando la deuda sufrió sus mayores incrementos; en noviembre del 2010 en sus cuentas aparecen 25 millones de un nuevo crédito con la Banca Nacional de Obras, pero para diciembre de ese año el monto señala 170 millones de pesos, catapultando la cifra de 387 a 531 millones de pesos en un mes.

Hacia principios de 2011, durante mayo, este “Crédito 2010 Banobras”, como está señalado en su página de transparencia, aparece con un monto de 178 millones de pesos, 8 más de lo asignado en un principio

En 2011, la deuda con la banca financiera registra bajas importantes, mes con mes se hace evidente que se están pagando los compromisos contraídos, e incluso al cierre del año, han logrado bajar casi 10 millones al capital.

Pero entonces las finanzas municipales reciben su “tiro de gracia” y en diciembre se contrató un nuevo compromiso por 149 millones 500 mil pesos con Banobras. La suma se eleva a 661 millones.

En octubre de 2012, César Garza Villarreal recibe un municipio “quebrado”, según él mismo lo definió, y ante los compromisos apremiantes con proveedores y las prestaciones de fin de año para los empleados, se pide a la banca comercial un crédito por 61 millones de pesos. La deuda cierra en 687 millones de pesos.

En tanto, 2013 fue un año de “pagar las deudas” para la actual administración, y sin pedir nuevos créditos logró cumplir compromisos por 30 millones de pesos, dejando los pasivos en 650 y recibiendo el aval del Congreso para reestructurar sus deudas con la banca comercial: dos créditos con Afirme por 70 y 61 millones de pesos respectivamente.

El mismo fenómeno ocurrió en el municipio de Escobedo, en diciembre de 2010 la deuda con la Banca Nacional de Obras era de 23 millones 740 mil pesos, mientras que con la comercial ascendía a 84 millones más con 3 instituciones bancarias: HSBC, BBVA Bancomer y Banregio.

De un año, para otro, la administración que entonces presidia Clara Luz Flores Carrales disparó su deuda 292 por ciento, pasando de 107 millones de pesos al cierre de de 2010 a 420  al 2011, según el mismo portal de transparencia y acceso a la información del municipio.

En 2012 se contrajeron varios créditos a corto plazo, pero algunos se liquidaron o se realizaron pagos importantes, por lo que el saldo al mes de diciembre fue de 367 millones de pesos, ya en la actual administración.

El actual presidente municipal, César Cavazos Caballero no ha solicitado nuevas deudas, y al igual que los ediles de otros municipios metropolitanos se ha dedicado a pagar y actualmente el saldo a noviembre del 2013 es de 340 millones de pesos.