“Ya no tenemos miedo a nada”

Rosa María Flores, al igual que decenas de madres de familia que buscan a sus hijos desaparecidos, jamás imaginó lo que le iba a suceder.
Su hijo Sergio Vázquez Flores fue visto por última vez el primero de febrero del 2010.
Su hijo Sergio Vázquez Flores fue visto por última vez el primero de febrero del 2010. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Al principio el miedo era una constante entre algunas madres que tienen sus hijos desaparecidos, tal es el caso de Rosa María Flores García, quien no sabe nada del suyo desde hace cinco años.

Sin embargo, conocer personas que tiene la misma problemática la ha ayudado a sobrellevarlo y las búsquedas que impulsan como equipo los han fortalecido.

"Cuando hemos encontrado algo en el grupo nos ponemos mal, pero nos apoyamos mucho. Ahorita no tenemos miedo de nada, nos da fuerza y vamos a seguir adelante", expresa.

Su hijo Sergio Vázquez Flores (quien en ese entonces tenía 26 años de edad) fue visto por última vez el primero de febrero del 2010, cuando éste salió de su domicilio en la colonia Aviación para comprar un refresco. Nunca regresó.

María Flores recuerda que los primeros años lo buscaron en diversas colonias y ranchos de la región, no tuvieron éxito y desde hace poco más de un año la invitaron a ingresar al Grupo Vida.

"Los estamos esperando (a nuestros seres queridos) con los brazos abiertos y no vamos a descansar hasta encontrarlos"

"Como no sabía de grupos salía desesperada a buscarlo a los ranchos, nunca lo encontré y hasta ahora no sé nada de él. "Me invitó un compañero al grupo, me incorporé y me sentí un poco más segura.", rememora.

Afirma que el apoyo de su esposo y su otro hijo ha sido fundamental para seguir en las búsquedas, por lo que no pierde la fe en que puedan encontrarlo e incluso darle a paz a quienes como ellos han perdido un familiar.

"Nos ha servido de mucho [...] esperamos que si encontramos algo haya descanso para una familia. Ahí vamos despacio y no vamos a descansar hasta saber de los nuestros", dice.

Afirma que ella al igual que sus compañeros no pensaron más de una vez emprender esos operativos y hasta el día de hoy no ha fallado a ninguno.

A pocas horas de conmemorarse el 10 de mayo (Día de la Madre), Rosa María pide a las madres laguneras no descuidar a sus hijos y también su apoyo para encontrar al propio si saben algo.

"El mensaje sería que cuiden mucho a sus hijos, en esta ocasión nos tocó a nosotros. No pensamos que nos iba pasar y esperamos que nadie más le toque", dice.

Por su parte, ella acompañará hoy a sus compañeros en una búsqueda terrestre en algún punto de La Laguna y mañana participará en una manifestación para que exigirles a las autoridades den resultados.

"Los estamos esperando (a nuestros seres queridos) con los brazos abiertos y no vamos a descansar hasta encontrarlos", concluye.