CRÓNICA | POR SANDRA SOSA

Gorilas y Mickey Mouse en el Hospital Naturista

Graffiti-Jóvenes “adornan” el viejo naturista

Las paredes del ex nosocomio, el cual tiene leyendas urbanas, son utilizadas para plasmar una diversidad de imágenes.

A través del graffiti los jóvenes muestran interés por el arte.
A través del graffiti los jóvenes muestran interés por el arte. (Yazmín Sánchez)

Ciudad Madero

No solo se ha convertido en el sitio de mayor misterio, lo que fue el Hospital Naturista  en el año de 1984 en Ciudad Madero, ahora ha sido el centro de atención de jóvenes que se dedican al graffiti considerado como artístico.

Además de conocer las leyendas que guarda este viejo inmueble, un grupo de muchachos dejó plasmado en las sucias paredes del ex hospital, excelentes pinturas; figuras de todo tipo que demuestran a la luz, las ganas de exponer su interés por utilizar este tipo de infraestructuras en el olvido para convertirlas en área de atracción, según dijo un vecino que presenció su elaboración.

Entre los grafitis se encuentran figuras como el de un gorila sentado, caras extrañas con ojos encontrados, peces nadando en el mar y otras figuras marinas, así como también patos, enormes moscas, personajes de caricaturas  como Mickey Mouse y diversas leyendas que son identificadas por quienes se dedican al grafiti.

Para llegar a este lugar, que alberga diversas versiones e historias, incluso de miedo, es necesario utilizar el corredor Urbano Luis Donaldo Colosio, a la altura del sitio conocido como “Las Dunas” se encuentra el acceso hacia el Naturista; donde surgió una leyenda que ha causado revuelo a nivel nacional, es el caso de la aparición de una mujer, a la que desde hace años la llaman “la planchada”,  fue una enfermera que por su imagen impecable llevaba este nombre, caminaba por los pasillos del hospital para dar la mejor atención.

La historia cuenta que la mujer se enamoró, pero no fue correspondida, por tanto se sumió en una fuerte depresión que como causa de ello, provocó que dejara de atender a sus pacientes, incluso por su negligencia ellos perdieron la vida, esta situación originó que “la planchada” muriera de tristeza.

Se dice que su alma en pena ronda por el Naturista, esta leyenda se ha convertido en parte de las historias que guarda Ciudad Madero, es uno de los lugares que llama la atención de turistas que aprovechan su estancia para conocer la infraestructura, donde en últimas fechas han sido los grafiteros quienes acuden al lugar y plasman sus pinturas de todo tipo, se sabe que por este lugar se llega a la zona de playa Miramar, donde en periodos de vacaciones se incrementa el número de paseantes y curiosos.

El conocido Hospital Naturista brindaba servicio a la comunidad en general pero de manera gratuita a los integrantes de su sindicato; el sitio atendía Nutriología, problemas del iris, daba magnetoterapia, hidromasaje, en un moderno edificio que abrió sus puertas en el año de 1984 con la más alta tecnología de toda Latinoamérica.

En el ex hospital, se aprecia en su interior y el exterior el paso de los años, aunque se ha deteriorado sigue llamando la atención de estudiantes de la zona, vacacionistas; en los pasillos se puede apreciar viejas maderas, paredes semi cuarteadas, malos olores,  hasta se sienten escalofríos cuando se camina por cada una de las áreas de este mítico lugar.

Ahora las paredes buscan dar una especie de vida.