Gobiernos olvidan a menores repatriados

Programas quedan solo en teoría, son débiles y no se llevan a la práctica para evitar que niños y adolescentes crucen hacia Estados Unidos, señalan en Reynosa y Nuevo Laredo.
La mayoría de los que son deportados son varones que tienen entre 16 y 18 años de edad.
La mayoría de los que son deportados son varones que tienen entre 16 y 18 años de edad. (Ricardo Hernández)

Tamaulipas

Para organismos defensores de los derechos humanos, falta más apoyo para los menores migrantes que son deportados, tanto del gobierno mexicano como del estadounidense. El presidente “Corazón Abierto” de Reynosa indicó que se necesita más atención de las autoridades de los tres niveles para apoyar a estas personas, opinión en la que coincide el presidente de la Comisión de Derechos Humanos en Nuevo Laredo.Margarito Grajeda López, presidente de la asociación civil a Corazón Abierto, dijo que cada vez es mayor la cantidad de menores, en su mayoría de Centroamérica, que vienen en busca del sueño americano bajo la creencia de que en Estados Unidos les darán asilo o tendrán una mejor calidad de vida.“Han llegado hasta de 40 a 60 niños diariamente, han llegado hasta 100 por toda la frontera tamaulipeca, aunque si hay mexicanos son más niños que no son de aquí y sus edades andan entre los 10 y 15 años”.

El también miembro de la Asociación Nacional para la Protección de los Derechos Humanos, destacó que falta mucho más apoyo por parte de los tres niveles de gobierno para ayudar a estas personas.Reveló que un buen número de jovencitos llegan en condiciones de salud deplorables, por lo que dice es necesario se haga algo para evitar las deportaciones por esta frontera.“Son criaturas indefensas que llegan mal de salud, la mayoría ahorita están enfermos y los están checando en los centros de salud, porque están presentando manchas en el cuerpo por la exposición al sol y las altas temperaturas que existen aquí y aquí lo que se necesita es que hay un poquito de atención por parte de Migración y no quitar el dedo del renglón para evitar que Estados Unidos siga mandando por esta frontera a tanto niño que no es mexicano”.Raymundo Ramos Vázquez, presidente de la Comisión de Derechos Humanos en Nuevo Laredo, dijo que los Centros de Atención a Menores Fronterizos (Camef) realizan un buen trabajo, pero que hace falta un mayor apoyo del gobierno federal quien ha realizado programas que en teoría se realizan, pero que en la práctica no son eficientes.

“En la practica el programa es muy débil, es una crisis humanitaria y esa es la situación que se ponen en riesgos de todo tipo a los menores, el problema de nuestro país es que se han hecho reuniones de altos funcionarios, pero eso es teoría solamente”.Opinó que hace falta una mayor atención por parte del gobierno de México y de los demás países de Centroamérica y sugirió una reunión bilateral para dar una solución favorable al encarcelamiento de menores en las fronteras y los estados de Texas y Arizona.“Estos niños que viajan solos, lo hacen con el propósito de reunirse con su papá y su mamá y ellos no conocen ni miden el peligro, no conocen de estatus migratorio, por eso es importante que en estos momento debería de existir una reunión bilateral para dar una solución favorable al encarcelamiento de los menores en la frontera”.