El vado del Nazas se iluminó con globos de cantoya

Miles de personas tuvieron la oportunidad de convivir con su familia o con sus amigos, de una manera diferente a lo que están acostumbrados.
Tercera edición de la unión de familias y los globos de cantoya en el vado del río Nazas.
Tercera edición de la unión de familias y los globos de cantoya en el vado del río Nazas. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Por tercer año el vado del Río Nazas fue iluminado con globos de cantoya. Con el fin de propiciar la convivencia entre la familia y la gente en general estos años se ha organizado este evento.

Las pasadas ediciones el vado embargó un aproximado de siete mil personas, esta ocasión nos se esperaba menos.

"Miles de personas tuvieron la oportunidad de convivir con su familia o con sus amigos, de una manera diferente a lo que están acostumbrados".

Además del lanzamiento de los globos la noche fue tuvo la presentación del ensamble de percusiones africanas 'Yagé', asimismo se presentaron 'Las barbas de Aaron', Viva dance, Jass Reyes, entre otros.

Cabe mencionar que en el evento hubo algunos desperfectos, desde los caminos oscuros y angostos que dificultan el andar de la gente que llegaba o que se iba, hasta el desacato de los asistentes en cuanto a las indicaciones, ya que empezaron a lanzar los globos antes de lo permitido por protección civil, lo cual podría provocar accidentes.

Los globos, además, parecían ser pesados. Se elevaban muy apenas e iban a dar a los árboles que bordean al Río Nazas del lado de Gómez Palacio.

Muchos de los globos se quedaron atorados ahí hasta que se apagaron.

Quienes estuvieron a cargo de la logística del evento fueron los 'Jóvenes con causa'. Ellos, a su vez, fueron los encargados de limpiar la basura generada.

Protección Civil de Torreón, en coordinación con la de Gómez Palacio, tuvo bajo su cargo el buscar los restos de globos de cantoya perdidos en la ciudad, todo esto con la ayuda de una empresa privada.

Al final de todo y a pesar de los desperfectos el copmetido se cumplió.

Miles de personas tuvieron la oportunidad de convivir con su familia o con sus amigos, de una manera diferente a lo que están acostumbrados, en un domingo luminoso de otra manera con la luz de los globos de cantoya.