Genética y otros factores derivan deformaciones de piezas dentales en niños

Aspectos externos y ambientales, alimentación deficiente o la ingesta de algunos medicamentos antibióticos durante el embarazo influyen en estos padecimientos.

Guadalajara

Factores genéticos al igual que aspectos externos y ambientales como malos hábitos en el embarazo, concretamente una alimentación deficiente en la mujer o la ingesta de algunos medicamentos antibióticos durante dicho proceso, pueden derivar en deformaciones o malformaciones de las piezas dentales en los niños, advirtió el coordinador auxiliar de Estomatología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Jorge Alejandro Ávalos Rodríguez.

“La formación de los dientes se da en el primer trimestre de la gestación, de tal manera que si la mamá tiene una mala alimentación o ingiere ciertos medicamentos sobre todo en esa etapa de los tres a los seis meses de vida intrauterina, puede derivar en malformaciones o incluso ausencia de dientes”, explicó el experto.

Así mismo la herencia genética juega un papel importante, de tal forma que si los padres presentan alguna alteración en la forma, color o incluso número de dientes las probabilidades de que trasfieran  estas anomalías  a sus hijos son elevadas, dijo.

El especialista del Seguro Social señala además que algunas patologías como el Síndrome de Down o el labio y paladar hendido se asocian a alteraciones como la ausencia de piezas dentales.

En cuestión de alineación, explicó Ávalos Rodríguez, puede haber anomalías como los dientes supernumerarios (exceso de piezas dentales) que al nacer en una misma raíz suelen quedar mal posicionados (encimados), y llega a ocurrir también  que broten dientes en zonas no comunes como en medio de dos dientes (mesiodens), o que aparezca una cuarta molar.

En contraparte, dijo, también llegan a  presentarse dientes muy espaciados ante la falta de nacimiento de piezas entre uno y otro. Recordó que el ser humano cuenta con 32 piezas dentales en términos normales o esperados.

Así mismo refirió que en cuestión de forma pueden nacer dientes demasiado pequeños o de mayor tamaño en comparación al resto, además existen otras deformidades en la morfología dental como piezas que  adoptan forma de cono o “picuda”, en estos casos