“De saber que venían los indestructibles me hubiera vestido mejor”

Los elementos de la Gendarmería fueron objeto de miradas pícaras por parte de las mujeres en Tampico, quienes les lanzaron toda clase de piropos y hasta les pidieron una foto.

Tampico

El paso imponente de la Gendarmería Nacional por Tampico atrajo la mirada de todos, pero en especial de las mujeres, quienes le lanzaron todo clase de halagos, saludos y hasta les pedían una foto.

Los claxon de los coches suenan y al instante se escucha el clásico "¡papacitos!", de las mujeres que van a bordo de los vehículos. Hay una oficial entre el grupo, ella observa y calla, mientras que sus compañeros corresponden al piropo con una sonrisa y un saludo.

No rebasan los 30 años, son corpulentos y la mayoría mide más de 1.80 metros. Con su uniforme gris camuflado, una boina en la cabeza, una R15 cruzada por el cuerpo y una Beretta 9 milímetros en la pierna derecha avanzan sobre la calle Colón rumbo a la Altamira.

"De haber sabido que venían los 'indestructibles' me hubiera vestido mejor", exclamó una de las mujeres que se encontraban frente a la escuela José María Gaja para recoger a sus hijos.

"Con estos sí me tomo fotos", dijo otra mujer a su hija, de no más de ocho años, quien se tomó una fotografía con los elementos de la nueva división de la Policía Federal.

"¡Papacitos!", "¡chulos!", "¡quiero!", fueron algunos de los piropos que recibieron los elementos mientras vigilaban una vialidad en el centro. Ellos guardan compostura, posan para las fotos, y contestan risueños las dudas de la ciudadanía en torno a su presencia.

Los elementos de la Gendarmería saben que son objeto de miradas pícaras por parte de las mujeres que les rodean, sin embargo responden con respeto y cordialidad a toda clase de comentarios, mientras siguen su paso por el centro de la ciudad.

Unas adolescentes se paran junto a un elemento que realizaba labores en la vialidad sobre la calle Colón; no le dicen nada, mantienen la mirada fija en él y le toman el brazo, él sonríe pero continúa haciendo su trabajo, hasta que recibe la orden de avanzar.

Media hora después del revuelo que causaron en el centro, los elementos federales emprendieron la retirada para continuar con su recorrido de vigilancia.