Gastan $333 millones en despensas a pobres

Sedesol y DIF entregan alimentos a 868 mil beneficiarios en la entidad.
Altamira con mayor asignación del presupuesto alimentario estatal.
Altamira con mayor asignación del presupuesto alimentario estatal. (José Luis Tapia)

Altamira

La pobreza alimentaria, es decir las personas que tienen problemas para conseguir su alimentación diaria y la de su familia, representó un gasto para Tamaulipas de 333 millones de pesos en 2013, pues cada dos meses se gastan 82 millones 260 mil pesos en dar despensas al 41 por ciento de los hogares de la entidad que dan el perfil para recibir el apoyo.

Cada bimestre proporcionar apoyo alimentario a las 362 mil familias en Tamaulipas, es decir a casi el 41 por ciento de los hogares que hay en la entidad, representa un costo de 82 millones 260 mil, lo que en el 2013 significó una inversión por 333 millones de pesos, y en enero se deberá hacer una nuevo censo para establecer si es necesario incrementar el número de casas.

De acuerdo con José Hernández Cuesta, de la Coordinación de Apoyos Sociales de la Secretaría de Desarrollo Social en Tamaulipas, en la entidad existen 868 mil hogares, de los cuales en 362 mil se reparten despensas por parte de la Sedesol estatal y el DIF.

Las despensas tiene un valor de 230 pesos cada una, y cuentan con: un litro de Aceite, 2 kilos harina de maíz, 2 kilos arroz, 2 litros de leche semidescremada Tetrapack, un kilo de fríjol, 800 gramos avena natural, 1 kilo lentejas, 425 gramos de sardina, 400 gramos de pasta, 500 gramos de galletas de “Animalitos”, 125 gramos de soya y 140 gramos de atún.

Cada dos meses la pobreza alimentaria le cuesta al estado 82 millones 260 mil pesos, lo que en el 2013 representó una erogación por el orden de los 333 millones de pesos, es decir casi la mitad del presupuesto que se asigna al municipio de Altamira.

José Hernández Cuesta indicó que este año se hicieron cuatro entregas y en total se repartieron en todo el año 1 millón 448 mil despensas, donde en municipios como Reynosa se entregan 50 mil despensas; Matamoros, 33 mil; Nuevo Laredo, 23 mil, en Altamira 18 mil 763  y en Ciudad Victoria 32 mil despensas.

Este año el compromiso de Gobierno del Estado era el de hacer cinco entregas, sin embargo debido a un problema con los suministros son se repartieron las despensas durante los bimestres de julio y agosto, misma que no se repuso sin que se haya dado una explicación aparente, los representantes locales de la Sedesol estatal en los municipios de Tampico y Altamira advirtieron que el golpe del huracán “Ingrid” complicó la entrega de los apoyos alimentarios.

Sobre si la Cruzada Contra el Hambre podría contribuir a bajar el número de despensas que se reparten en Tamaulipas y, el secretario  de la Sedesol en el estado, Homero de la Garza, aseguró que lo anterior les va a tomar años, aunque ese es el objetivo de programas como Oportunidades o los apoyos alimentarios.

“Lograr la prosperidad de las familias es un trabajo que llevará años, los apoyos alimentarios y como Oportunidades se busca que a través de los años llegasen a no ser necesarios, pues se espera que haya un mayor desarrollo económico, que haya trabajo para que las familias puedan valerse por sí mismas”.

Sin embargo en municipios como Altamira, que están dentro de la Cruzada contra el hambre en la última entrega que se hizo en diciembre el padrón tuvo que crecer 10 por ciento, de 17 mil pasaron a 18 mil 763, lo que significa que unas 1,700 personas dieron el perfil para formar parte del programa, en el que se debe tener una situación de marginación, que las jefas de familia sean mujeres o que haya personas con discapacidad.