Gasolinera en Barrio Antiguo viola la ley

Con el permiso de construcción del establecimiento, otorgado en la administración de Margarita Arellanes, también se incumpliría con el ordenamiento de Desarrollo Urbano del Estado.
El personal que labora en la edificación de la abastecedora mostró una licencia que les dieron en mayo de 2015.
El personal que labora en la edificación de la abastecedora mostró una licencia que les dieron en mayo de 2015. (Leonel Rocha)

Monterrey

La administración de la ex alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes habría incurrido en una irregularidad al otorgar un permiso para la construcción de una gasolinera en el Barrio Antiguo, la cual viola tanto el Reglamento de Conservación y Preservación de la zona como la Ley de Desarrollo Urbano del Estado.

Según información proporcionada por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología del municipio de Monterrey (Sedue), fue en mayo de 2015 –en la gestión de Arellanes Cervantes, y con Brenda Sánchez Castro, como titular de la dependencia correspondiente,– cuando las autoridades aprobaron la edificación de esta abastecedora de combustible en la avenida Constitución y la calle Guillermo Prieto.

Sin embargo, la presencia del establecimiento infringe la Ley de Desarrollo Urbano vigente en Nuevo León, pues esta señala el requisito de una distancia mínima de cien metros entre los tanques de almacenamiento de la gasolina y "casas habitación, viviendas unifamiliares y multifamiliares, hoteles, moteles, hospitales, escuelas, instalaciones de culto religioso, cines, teatros y cualquier otra en la que exista concentración de cien o más personas", según el artículo 150, fracción II.

En este caso, prácticamente a espaldas de la expendedora de combustible se ubica el Centro de Idiomas de la Escuela Normal Superior "Moisés Sáenz Garza", mientras que a los lados hay restaurantes como La Anacua y El Rey del Cabrito, que en su conjunto representan una alta concentración de personas en el área.

Además, el artículo 19 del Reglamento de Conservación y Preservación del Barrio Antiguo indica que quedan prohibidos, entre otras cosas, los establecimientos "incompatibles con el carácter histórico de la zona, con el bienestar y seguridad de sus habitantes, con la salubridad del sector o con el conjunto arquitectónico del barrio".

Tras las denuncias de los vecinos por giros indebidos en el sector, inspectores de la Secretaría de Desarrollo Urbano de Monterrey acudieron a la citada gasolinera, donde se corroboró que esta sí cuenta con licencia de construcción.

"Mostraron una licencia que les fue otorgada a ellos en mayo del año pasado; lo que vamos a hacer ahí es que mañana (hoy) van a acudir de nueva cuenta los inspectores con un instructivo correspondiente para verificar que se encuentre obviamente cumpliendo con todo lo que se le solicitó y que se le autorizó en la licencia", explicó Luis Horacio Bortoni Vázquez, titular de la dependencia municipal.

Clausurarán antena

Luego de que MILENIO Monterrey revelara la existencia de una antena de comunicaciones disfrazada de palmera en el cruce de las calles Guillermo Prieto y Diego de Montemayor, en el Barrio Antiguo, la Sedue anunció que será clausurada.

El secretario Luis Horacio Bortoni detalló que los responsables del predio –que funciona como un estacionamiento– no mostraron las licencias de construcción y uso de suelo, por lo que procedieron a sancionarla.

"Ahorita nosotros estamos elaborando un instructivo para hacerles la visita ya con medidas y, obviamente, como no tiene su permiso va a tener que ser clausurada.

"La antena se encuentra ubicada dentro de un predio con cerca, que tiene ahí unos candados, ahí a los del predio se les dejó la notificación de la multa, y en el transcurso de ahorita (ayer) por la tarde o mañana (hoy) queda el instructivo notificado para la suspensión correspondiente", dijo el funcionario.

Los responsables por el dispositivo de comunicaciones serán acreedores a dos multas: por uso de suelo, que va de 300 a 2 mil cuotas; y por construcción, que oscila entre 2 mil y 20 mil cuotas.

A su vez, Bortoni Vázquez advirtió que la administración del alcalde Adrián de la Garza Santos actuará "con mano firme" contra aquellos que violen los reglamentos, por lo que desde hace dos semanas iniciaron con inspecciones por el área y ya suman dos construcciones clausuradas, de las cuales no se especificaron detalles.