Ganan representantes Udlap premio en inocuidad alimentaria

En el marco del VI Congreso internacional sobre inocuidad, calidad y funcionalidad de los alimentos en la industria y servicios de alimentación
Laura Lara Castor, egresada en Ciencias de la Nutrición y la Dra. María Armida Patricia Porras Loaiza, profesora de la UDLAP.
Laura Lara Castor, egresada en Ciencias de la Nutrición y la Dra. María Armida Patricia Porras Loaiza, profesora de la UDLAP. (Foto: Especial)

Puebla

Laura Lara Castor, egresada en Ciencias de la Nutrición y la Dra. María Armida Patricia Porras Loaiza, profesora de la UDLAP obtuvieron el primer lugar con su trabajo "Efecto biológico de la suplementación de omega-3 de semilla de chía en un modelo murino alimentado con una dieta alta en aceite de frituras" en el VI Congreso internacional sobre inocuidad, calidad y funcionalidad de los alimentos en la industria y servicios de alimentación.El trabajo de investigación ganador es la extensión de la tesis de la egresada Lara Castor, sobre el efecto del aceite de omega 3 de la chía en una alimentación alta en aceite de frituras en un modelo de la sepa murinos. Además de verificar sí consumiendo omega 3 del aceite de chía podría contrarrestar el efecto. "Normalmente los aceites que usan para las frituras son aceites poliinsaturados, cuando se hierven mucho tiempo se convierten en aceites saturados, entonces este tipo de compuestos, sobre todo por el tiempo de estarlo reutilizando ocasiona problemas cardiovasculares", explicó la Dra. Porras Loaiza.

Uno de los problemas más serios es la obesidad. Niños y adolescentes consumen demasiadas frituras, por ello las investigadoras fueron a los lugares donde se expenden chicharrínes para obtener una muestra del aceite que utilizaban. Posteriormente evaluaron cuánto tiempo se reutilizan los aceites, encontrando que normalmente hierven durante 5 o 6 horas por 5 o 6 días.

Durante 8 semanas las investigadoras alimentaron a 4 grupos de esta sepa de roedores; una con alimento adicionado de aceite de frituras, uno con aceite de omega 3 de chía, otro con ambos aceites y el último bajo dieta normal. Luego hicieron pruebas físicas, biológicas y neurológicas, comparando los grupos para ver sus efectos. Lo que ellas encontraron fue que los grupos que consumían aceite de fritura tenían aumento de peso, alto nivel de colesterol, triglicéridos, glucosa y acumulación de grasa; los que comían aceite de fritura y omega 3 tenían menor aumento de peso, y los que habían consumido sólo omega 3 tenían mejores resultados en sus evaluaciones neurológicas.

En el VI Congreso internacional "CUCCAL" de la Sociedad Mexicana de Inocuidad y Calidad para Consumidores de Alimentos A.C., el cual contó con la participación de 36 universidades de México y el extranjero, la Lic. Laura Lara y la Dra. Patricia Porras se congratularon al ganar el certamen donde se presentaron 112 trabajos divididos en nivel de licenciatura y posgrado.

Finalmente la Licenciada en Ciencias de la Nutrición comentó que eligieron el aceite de chía por ser un producto de Puebla, lo que representa la facilidad de acceso, además de ser una de las semillas con más porcentaje de omega, 3,60%. Por su parte la académica de la UDLAP recomendó no consumir tantas frituras o hacerlo periódicamente, pues contienen grasas con algún grado de formación de compuestos tóxicos. "El omega 3 tiene muchos beneficios a nivel cardiovascular entonces está es una prueba más de que funciona. Lo que recomienda la OMS para que una dieta esté balanceada con omega 3 es 2% de las kilocalorías totales de la ingesta", agregó la egresada.